10 razones para esterilizar a tu perro

En España alrededor del 40% de los hogares tiene un perro en casa, lo que se traduce en más de seis millones de canes. Sin embargo, aunque los perros están acostumbrados desde hace milenios a vivir entre nosotros, sus instintos sexuales siguen estando adaptados a una vida salvaje, lo que puede ocasionar serios problemas de convivencia e incluso de salud para el animal. Por eso, los veterinarios consideran que la esterilización es la opción más razonable si tenemos un perro en casa. Y es que, más allá de los mitos que rodean la esterilización de los perros, lo cierto que es hacerlo tiene múltiples beneficios, sobre todo para la salud del animal. Estos son los más importantes:1.- Control de la población. Según datos de la Fundación Affinity, en España son abandonados más de 138 mil perros y gatos, y un 15% de esos abandonos provienen de camadas no deseadas, es decir, casi 21 mil. Evitando estos nacimientos, evitaremos también mucho sufrimiento, pues su destino no siempre es la adopción y en muchos casos acaban en la calle, muertos o sacrificados.2.- Reduce comportamientos agresivos, sobre todo entre los machos. La esterilización permite un mejor control de la conducta de los perros demasiado impetuosos o dominantes. De esta forma evitamos conductas indeseadas, ya sea con las personas y con otros perros, lo que además evitará que se meta en peleas y se haga daño.3.- Hace menos probable que se pierda o se extravíe, pues la esterilización evita que el perro siga el rastro dejado por las hembras en celo y que vagabundee en busca de pareja.4.- Se reduce significativamente el riesgo de cáncer de mama en las hembras. Según el Colegio de veterinadios de Madrid, el riesgo de una hembra esterilizara tenga un tumor el del 1%, mientras que el de una hembra no esterilizada es de más del 30% a partir de los ocho años. Aproximadamente la mitad de los tumores son malignos.5.- Tienen menos infecciones de útero y genitales. Otros de los riesgos de las hembras maduras son las piómetras o metritis, que afectan a una de cada cinco perras de edad media-avanzada. También la vaginitis, que se produce sobre todo durante el sangrado que produce el celo. Con la esterilización, las vaginitis y las infecciones de útero son casi inexistentes, y nula si durante la esterilización se le elimina el útero.6.- Evita tumores testiculares y reduce el riesgo de cáncer de próstata y otras infecciones.7.- Reduce la posibilidad de tumores y hernias alrededor de las nalgas, habituales en perros de avanzada edad sin esterilizar.8.- Se evitan conductas indeseadas, como la conducta de marcaje urinario o que intente montar a objetos o personas.9.- Reduce problemas psicológicos en las perras derivados del celo y de no quedarse preñada, como las pseudogestaciones o la adopción de objetos como si fueran sus cachorros. Estas conductas producen en la hembra un sufrimiento innecesario.10.- Aumenta significativamente la esperanza de vida de los perros. Al eliminar o reducir significativamente el riesgo de ciertas patologías, muchas de ellas, malignas, los perros vivirán más. De media, según un estudio publicado en el American Journal of Veterinarian Reserarch en 2013, los animales esterilizados viven un 24% más.Un mito muy extendido es que las hembras deben tener al menos un embarazo y una camada o que es mejor hacerlo después del primer cero. Sin embargo, no existen estudios que lo corroboren, por lo que, es mejor esterilizarlas incluso antes, sobre todo porque sólo pueden ser esterilizadas tres meses después de que su celo haya finalizado, lo que supone esperar más y un posible riesgo de embarazo.Los perros alcanzan la madurez sexual a los 6 o 7 meses, por lo que es aconsejable hacerlo antes. En el caso de los machos, es mejor esperar a que les desciendan los testículos porque la operación es más sencilla, pero si no lo han hecho con 12 meses, habrá que esterilizarlo igualmente.El procedimiento es muy sencillo y una operación muy rutinaria para los veterinarios, por lo que prácticamente no conlleva riesgos para el animal. En caso de las hembras es un poco más aparatosa, pues la extirpación de los órganos sexuales conlleva una incisión en el abdomen y su recuperación será más lenta. Aun así, siguiendo las recomendaciones del veterinario, al cabo de entre 7-10 días.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.