El acoso escolar se reduce a la mitad pero aumenta el 'ciberbullying': "Si no hubiera móviles en clase, descendería"

El coronavirus lo ha cambiado prácticamente todo, y el acoso escolar no es una excepción. Desde que comenzó la pandemia, el 'bullying' se ha reducido hasta la mitad, solo un 15% de los alumnos creen que en su clase hay algún compañero que lo sufre. Esto se debe a que la pandemia privó a los niños del contacto físico con sus compañeros, primero con el confinamiento, luego con las clases online, y después con una vuelta al cole con medidas de distanciamiento social y una mayor vigilancia de los profesores. A cambio, ha aumentado, y con mucha fuerza, el 'ciberbullying', un acoso que se lleva a cabo por las redes sociales y, cada vez más, en grupo.

"Está todo muy relacionado. Como lo que ha disminuido son las agresiones físicas, el acoso presencial, lo que ha predominado es el 'ciberbullying' y eso se da a través de redes de las que forman parte muchos chicos con lo que se producen más agresiones en grupo", ha explicado a 20minutos Benjamin Ballesteros, director de programas de ANAR, que junto a Mutua Madrileña ha realizado el 'III Informe “La opinión de los estudiantes', que ha visto la luz este miércoles.

Estas son algunas de las conclusiones de este informe que ha consultado a más de 10.000 alumnos de toda España y que profundiza no solo en el acoso escolar sino en sus nuevas formas. Hay algo positivo, y es que cada vez hay menos agresiones físicas, el acoso presencial se reduce. La tarea pendiente de la sociedad es ahora evitar que este 'bullying' siga de forma virtual: "Ahora, después de los motes y los insultos, la forma más común de 'bullying' es difundir rumores" sobre todo por las redes sociales, confirma Ballesteros.

Este año, el 'ciberbullying' tiene un agravante y es que ya no se realiza solo por redes sociales, como pasaba hace unos años. Aunque WhatsApp, Instagram y TikTok, siguen siendo los principales lugares para el acoso virtual, este también se ha extendido a otros ámbitos como los videojuegos online donde se produce más del 37% del 'ciberbullying'. De esta forma, el 'ciberbullying' virtual se extiende por todas la vida digital del menor.

Estas nuevas formas de acoso, más psicológicas que físicas, a través de las redes sociales se dan, sobre todo, por el distanciamiento marcado por la pandemia, pero también por que, como dice el informe "en los últimos años el trabajo de concienciación sobre el acoso escolar en los centros demuestra ser eficaz", por lo que los niños están más sensibilizados con el 'bullying' y las agresiones físicas están peor vistas.

Esto queda patente con una de las preguntas del informe: "Se les pregunta a los alumnos, más de 10.000, si ellos alguna vez han participado en acoso escolar con sus compañeros, y el 21% dice que sí que han acosado a otros compañeros. entonces se les vuelve a preguntar si lo habrían hecho en el caso de haber sabido que lo que estaban haciendo era acoso escolar y el 96,4% dijo que no", cuenta Ballesteros.

Eso demuestra, cree el director de programas de ANAR, que si se mejorara la concienciación se reduciría mucho el acoso: "Si ese 21% reconoce que de haber sabido que era acoso no lo habría hecho, es que enseñando a los niños lo que es y el daño que se puede causar a al otra persona, se evitaría".

También se evitarían las agresiones en grupo que han pasado de ser el 43% en el 2018, al 72% en el 2020-21 facilitadas por unas redes sociales en las que participan miles de menores masivamente. Pero como lo eran las agresiones en grupo físicas, en las virtuales, suele haber un alumno que ejerce las acciones y un grupo que, con su silencio, las facilita. Por eso, para evitarlas, es fundamental "empoderar a los testigos y dejar de hacerles chivatos para convertirles en héroes que sacan la cara por los que están sufriendo”, dice Ballesteros.

Además de esta concienciación, tanto para la comunidad educativa como para ANAR sería importantísimo prohibir los teléfonos móviles en clase. Además de que, según el informe, ocho de cada diez profesores considera esta medida "necesaria" para evitar el acoso escolar, solo el 23% de los menores la considera inadecuada y a la mayoría le parece positiva.

Y la fundación ANAR está con ellos: "El 'ciberbullyin' descendería de forma muy significativa porque no se harían fotos o se grabarían vídeos en los que una persona está haciendo daño a otra, además de que tendría otros beneficios como que aumentaría la atención en clase".

La noticia más negativa en este informe es que pese a todos los protocolos anti acoso que han establecido las Comunidades Autónomas y los centros, a los esfuerzos de los profesores y la sensibilización que se está intentando inculcar en los alumnos, los niños creen que casi la mitad de los casos de 'bullying' se quedan sin solucionar: "Y si los niños perciben que no se han solucionado, esque no se han solucionado", cree el experto.

Sí que se percibe que hay una mayor implicación de los centros porque los alumnos creen que la forma más eficaz de evitar o de parar estos casos es contárselo al profesor y que en el 83% de los casos, el colegio hizo algo por resolver la situación, aunque finalmente no se solucionara. Por eso, hay que seguir trabajando en estos protocolos.

"Hay que seguir aumentando la concienciación sobre el problema, enseñar sobre el 'ciberbullying' y el daño que puede hacer el mal uso de las tecnologías y empoderar a los testigos, porque son clave, sobre todo en las agresiones en grupo", explica Ballesteros. Por eso, la fundación ha puesto en marcha el chat ANAR, donde cualquiera puede denunciar una agresión mediante mensajes, sin llamar y sin dejar rastro.

Y para acabar con la lacra del acoso escolar no solo es fundamental el papel de los centros sino también el de las familias: "Hay que tener en cuenta que los niños que sufren 'bullying' tardan hasta más de un año en hablar de ello y, en muchas ocasiones, es porque tienen miedo a la sobreactuación de sus padres, a ser centro de atención de forma negativa", explican en ANAR.

Por eso, Ballesteros les da unas pautas claras a estos padres: "Que escuchen lo que ocurre con tolerancia, que vayan al centro escolar, pero no sobrereactuando; sino de manera colaborativa, no como enemigos, porque esto provoca que la comunicación con el centro no sea tan fluida... se ponen más a la defensiva. Que vean que entre todos se puede solucionar el problema".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.