Alonso y Johnson, el último 'crossover' en el automovilismo

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Tony Stewart y Lewis Hamilton

No es extraño ver que, promovidos por patrocinadores en común, haya pilotos que se intercambien sus coches o sus motos para realizar eventos promocionales, más allá del interés que exista en uno o en otro para competir en otras carreras.

El caso de Fernando Alonso y Jimmie Johnson es el último. El asturiano se subirá al casi mítico Chevrolet 48 del estadounidense, mientras que este lo hará en el MCL33 que dejará el español después del GP de Abu Dhabi. El cercano circuito de Bahréin será el escenario de esta suerte de 'crossover' (cuando el protagonista de un relato participa en otro de otra serie literaria o cinematográfica).

Antes que él hubo varios casos, y en McLaren son muy dados a ello. El recién proclamado pentacampeón Lewis Hamilton se subió al Impala de Tony Stewart, también de la NASCAR, en 2011. Hamilton aseguró en ese momento que se plantearía competir en el certamen estadounidense... aunque venía de su peor año en Fórmula 1.

Un año antes, McLaren ya había realizado un intercambio, con Jenson Button como protagonista y en este caso con los potentes V8 Supercars. Primero fue con Jamie Whincup, el vigente campeón en ese momento en Albert Park, aprovechando el GP de Australia. Para Whincup fueron "los mejores ocho minutos" de su vida", según confesó. Poco después, en el espectacular Mount Panorama, Button repitió al intercambiar su monoplaza con el coche de Craig Lowndes.

La idea de hacer este tipo de intercambios no era nueva. En 1996, Martin Brundle le dejó su Jordan al desaparecido campeón del mundo de rallies Colin McRae en 1996. El escocés se subió al monoplaza amarillo, mientras que el hoy comentarista de televisión probó el Subaru en el circuito de Silverstone. Le gustó tanto que se inscribió para disputar el Rally RAC de Gran Bretaña de 1999, al volante del recordado Toyota Corolla, en un equipo que ese año contaba con Carlos Sainz y Didier Auriol como pilotos oficiales.

Ni Tony Stewart fue el primero, ni Jimmie Johnson es el último piloto de la NASCAR que ha probado en un Fórmula 1. Juan Pablo Montoya y Jeff Gordon intercambiaron el Williams que por entonces pilotaba el colombiano y el Chevrolet del cuatro veces campeón en 2003, con el circuito de Indianápolis como escenario. Cuatro años después, Montoya se inscribió a tiempo completo como piloto en las series estadounidenses.

Los pilotos de motos también se han subido varias veces a un Fórmula 1. Los últimos fueron Marc Márquez y Dani Pedrosa, que probaron con un Toro Rosso, si bien no dejaron sus Hondas a los corredores de la escuadra de Faenza. Para ver el último intercambio entre pilotos de dos y cuatro ruedas, hay que remontarse a 1997, cuando Jacques Villeneuve, piloto de F1, Tommi Makinen, piloto de rallies y Mick Doohan, piloto de motos, protagonizaron el crossover más ambicioso de la historia. El campeón del mundo de 500cc y el de rallies probaron con el Williams del canadiense, aunque ambos acabaron en las escapatorias de Montmeló tras sendos trompos.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.