Así trabaja un superordenador: hace cálculos casi imposibles, predice tsunamis y ayuda a diseñar fármacos

Las noticias sobre el desarrollo de superordenadores cada vez más potentes no paran de publicarse. Recientemente, se conoció que uno de ellos, llamado Fugaku, se mantenía en el primer puesto mundial en las clasificaciones de ordenadores de alto rendimiento HPCG y Graph500 BFS.

A pesar de ello, este mundo es todavía desconocido para el usuario medio. En este artículo, explicaremos en qué consisten estos dispositivos, cuáles son sus principales aplicaciones y cuáles son los más destacados.

¿Qué son los superordenadores?

Los superordenadores no son igual que los ordenadores que solemos tener en nuestras casas. Los expertos de ATOS explican para 20BITS que se trata de "un sistema informático con una enorme capacidad de cálculo que permite resolver operaciones de muy complejas en muy poco tiempo".

Estos dispositivos funcionan a una velocidad superior a la de lo que el público medio entiende como 'ordenador'. Tan rápido trabaja que utiliza los petaFLOPS como unidad de minutos que equivalen a mil billones de operaciones por segundo.

"A diferencia de las computadoras tradicionales, las supercomputadoras utilizan más de una unidad central de procesamiento (CPU) -apuntan desde ATOS-. Estas CPU se agrupan en nodos de cálculo, que comprenden un procesador o un grupo de procesadores (multiprocesamiento simétrico (SMP) y un bloque de memoria".

¿Qué aplicaciones tienen en el mundo real?

Generalmente, los superordenadores se utilizan para investigaciones especiales dentro de distintos ámbitos, como en laboratorios, en educación, en el diseño industrial de fármacos.

Gracias a ellos, se pueden realizar cálculos que son prácticamente imposibles o que se harían muy lentamente con otros aparatos. En los últimos años, estas supercomputadoras se han usado para investigar posibles tratamientos para el Alzhéimer o cánceres. Aunque también se han usado para otras cosas, como para predecir fenómenos metereológicos.

"Aunque no se utilizan en casas u oficinas, están acercándonos al futuro a pasos de gigante -informan desde ATOS-. Permiten abordar problemas muy complejos que no se pueden realizar en el mundo físico, como simular tsunamis o explosiones nucleares evitando realizar la prueba real".

¿Cuáles son los más potentes?

Entre los superordenadores más potentes, se encuentra Fugaku, que ya hemos mencionado anteriormente. En concreto, este dispositivo está compuesto por 158.976 nodos repartidos en 432 racks (las torres que se ven en la imagen principal).

Los expertos de ATOS detallan que Fugaku se encuentra en la segunda posición en la lista de TOP500.

Naoki Shinjo, Director Adjunto de la Unidad de Tecnología y Sociedad del Futuro de Fujitsu Limited, apunta que "Fugaku sigue siendo un superordenador con un rendimiento de primera clase en una amplia gama de aplicaciones del mundo real".

Según cuentan, este superordenador ayuda al descubrimiento de nuevos fármacos. Algo que Shinjo detalla que sirve para "el bien de la humanidad".

¿Hay superordenadores en España?

Dentro de España, también se trabaja con superordenadores. Estos se emplean para mejorar las predicciones climáticas, estudiar las ondas gravitacionales, diseñar enzimas para nuevos tratamientos, avanzar en nanotecnología, etc.

El más destacable es la Red Española de Supercomputación, creada en marzo de 2007 y "compuesta por 14 nodos interconectados entre sí por redes de alta velocidad". Según su página web, su tecnología es usada por la comunidad científica.

Hace pocos días, ATMOS proporcionó a Barcelona Supercomputing Center el nuevo HPC MareNostrum 5. Según las fuentes de 20BITS, esta computadora entrará en el TOP5 del mundo.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.