Auge de los supermercados 'online': la cesta virtual ha llegado para quedarse

En la última década, factores como la globalización o el acceso masivo a internet han cambiado y condicionado la manera en la que se consumen determinados productos. Transformaciones sociales y económicas a las que, en los últimos meses, se han añadido los cambios motivados por la irrupción en nuestras vidas de la COVID-19.

Los meses de pandemia han modificado muchas de las costumbres y modos de vida tradicionales. De hecho, algo tan cotidiano como ir a comprar al súper se convirtió en un gran obstáculo que las principales cadenas alimenticias solventaron apostando por la venta online.

Tomando como base los últimos informes facilitados por Kantar, empresa líder mundial de datos y consultoría, el sector del e-commerce de la alimentación está experimentando cambios muy rápidos, a una velocidad impensable hace un par de años.

De hecho, en el transcurso de la pandemia se ha pasado de una cuota de mercado que apenas alcanzaba el 1-2% a casi el 8% en los momentos más fuertes de la crisis sanitaria. Actualmente, las mismas fuentes confirman que con la nueva normalidad el porcentaje oscila entre el 3% y el 4%.

El principio, los cambios llegaron casi por necesidad pero, en la actualidad, cuatro de cada diez españoles aseguran que cada vez comprarán más online; y no solo eso, sino que al 48% ya les gusta alternar la compra física con la digital. Estas son las principales conclusiones del informe Entendiendo al nuevo shopper post-covid, presentado recientemente y que ha sido elaborado por The Retail Factory, una consultora internacional especializada en shopper marketing.

Entre los motivos que los españoles argumentan para decantarse por la compra desde su ordenador, el 47% apunta a que les gusta que la cesta les llegue a casa y un 45% considera que merece la pena porque se ahorra tiempo a la hora de hacer las compras.

Al consumidor en general, y no solo a las generaciones más jóvenes, le resulta cómodo adquirir online productos de alimentación y gourmet. Por eso, las grandes cadenas de alimentación quieren hacerse con un hueco importante dentro de un sector que, en el caso del mercado nacional, pasará de los 480 millones de euros que se generaron en 2017 a los cerca de 967 millones que está previsto que se alcancen en 2021, si se tienen en cuenta las predicciones de Statista Digital Market Outlook.

En los últimos meses, la mayoría de los supermercados ha experimentado un gran crecimiento en sus compras online. En el ranking digital de los súper en España se sitúan a la cabeza Alcampo, Hipercor y Mercadona, con una media de visitantes únicos al mes superior al millón, partiendo de las cifras el informe Ranking Digital Supermercados España 2020. El crecimiento se cifra en casi el doble en el número de visitas, ya que, en 2019, apenas se superaban los 500.000 visitantes únicos al mes.

Esta tendencia creciente se generaliza también en otros supermercados donde no era tan habitual la compra digital, como Bonarea o Covirán, que han experimentado un volumen de crecimiento que en ocasiones triplica al registrado en 2019.

Y todo esto ha sido posible gracias a la carrera que han emprendido estos gigantes de la alimentación para estar a la vanguardia en el terreno digital y saber qué quieren los consumidores a tiempo real, y qué hacer para ser los primeros en facilitárselo.

Solo así se entienden las sinergías que han surgido entre empresas como Carrefour y Globo, por ejemplo, que garantizan entregas a domicilio en 30 minutos; o la gran apuesta de Amazon Fresh, que ofrece tener la compra en casa el mismo día que se solicita en el caso de los clientes Prime de Madrid y Barcelona, con previsión de extenderse al resto de España a lo largo de este año.

Una de las noticias positivas de esta etapa de pandemia y estado de nueva normalidad es la apuesta por los productos locales y de proximidad, también en la compra online. Nueve de cada diez consumidores creen que la adquisición de estos alimentos les aporta mucha más confianza.

De hecho, España ha sido el país del sur de Europa que más ha incrementado sus ventas en estos establecimientos, alcanzando el 70%. Además, ha subido un 40% el consumo de verduras y ha descendido ligeramente el de carne, ya que, como media, los españoles han pasado de consumir 52 kilos a 45 por persona y año y se prevé que, de cara a 2040, el 60% de la carne que se consuma sea de origen vegetal.

¿Cuántas veces ha abierto la nevera a última hora de la tarde y no había nada apetitoso con lo que preparar la cena? Si en ese momento alguien le hubiera dicho que existía un súper que, en diez minutos, le iba a llenar su despensa con los productos que más le apetecían seguro que hubiera pensado que intentaban gastarle una broma pesada.

Nada más lejos de la realidad, ya que, desde hace unos meses, han surgido una serie de operadores que pretenden hacerle la competencia a las cadenas de alimentación tradicionales, con repartos de comida que se realizan en muy poco tiempo.

En la actualidad, en España existen dos startups, Dija y Blok, que cuentan con pequeñas tiendas cerradas al público (también conocidas como dark stores), desde las que reparten los pedidos a los clientes en muy poco tiempo. La clave de su negocio pasa por disponer de muchos locales en barrios muy diversos, para agilizar el envío y llegar más rápido al destino.

Por el momento, Dija está operativa en Madrid, donde cuenta con media docena de sedes y su previsión es expandirse por Valencia, Barcelona, Sevilla y Málaga. En el caso de la española Blok, que arrancó el negocio en marzo, cuenta con siete almacenes en Barcelona, Madrid y Milán y su meta es seguir expandiéndose este año a lo largo y ancho del territorio nacional.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.