El Banco de España avisa de los riesgos si se 'cronifican' los ERTE: perderían "idoneidad" si la crisis se alarga

Los ERTE son una solución, pero pueden convertirse en un problema. Las crisis pueden ser crónicas y esa posibilidad está encima de la mesa. La pandemia del coronavirus podría alargarse y eso derivaría en riesgos sobre la economía. El Banco de España avisa: los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo pueden dejar de ser una "solución idónea" si la crisis se sostiene en el medio plazo. Así lo expresó el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce. Eso sí, constata que los últimos datos "parecen apuntar a una interrupción de la recuperación de la actividad" económica por la segunda ola de la Covid-19.

En estas circunstancias, Arce ve crucial "evitar la descapitalización" de los trabajadores suspendidos por ERTE mediante el "uso intensivo" de las posibilidades que introdujo el decreto que prorrogaba este instrumento hasta el 31 de enero, tal como comentó en el Foro Económico del diario 'El Norte de Castilla'.

En concreto, se ha referido a la posibilidad contemplada en la norma de compaginar el cobro de la prestación por desempleo con la realización de un trabajo a tiempo parcial no afectado por medidas de suspensión y a la consideración de los trabajadores afectados por ERTE como colectivo prioritario para el acceso a las iniciativas de formación para el empleo.

Al mismo tiempo, Arce ha defendido una revisión de los mecanismos de protección al empleo "para alcanzar un reparto más equitativo de la protección entre trabajadores" e insiste en la necesidad de favorecer los instrumentos de flexibilidad interna empresarial como mecanismo alternativo de ajuste del mercado de trabajo.

El director de Economía y Estadística del Banco de España ha señalado que la crisis está teniendo un impacto "acusado" sobre el empleo (la afiliación a la Seguridad Social sin contar los ERTE llegó a ser en mayo un 20% inferior a la de un año antes y la tasa de paro seguirá en niveles elevados en 2021 y 2022), pero también sobre el déficit y la deuda pública y sobre las empresas, que han visto reducir sus beneficios de manera "significativa".

Además, ha apuntado que se ha revertido la tendencia al desapalancamiento de las empresas observada a lo largo de la recuperación, que el número de empresas activas se redujo un 6% anual en octubre, y que los concursos de acreedores se mantienen por ahora contenidos, "posiblemente como resultado de la moratoria aprobada en abril".

Tras una primera fase de la crisis en la que las medidas de apoyo a las empresas se centraron en sus problemas de liquidez, Arce ha afirmado que el foco se desplaza ahora a sus problemas de solvencia, lo que precisa, en su opinión, de un apoyo "más selectivo, focalizado en las empresas más afectadas pero viables".

Asimismo, sostiene que los instrumentos de reforzamiento de los fondos propios deben desempeñar un papel relevante y que "podrían estudiarse nuevas herramientas para canalizar recursos propios hacia las empresas de menor dimensión, posiblemente con la participación del sector privado".

En lo que respecta al gasto público, Arce ha instado a reconstruir los márgenes fiscales y reducir la deuda pública, mediante una estrategia multianual "amplia", una vez se supere la pandemia. Dicha estrategia debe contemplar, a su juicio, una pauta de reducción gradual de los desequilibrios; la descripción pormenorizada de las acciones a adoptar en cada período, y la revisión de la composición de gasto e ingresos públicos, todo ello acompañado de una agenda "ambiciosa" de reformas estructurales.

En relación al impacto de los fondos europeos en el PIB previsto por el Gobierno (2,6 puntos más en el PIB de 2021), Arce ha afirmado que el impacto económico final dependerá de varios factores, entre ellos la capacidad de absorción de una cuantía tan elevada de fondos; que sean nuevo gasto y se destinen sobre todo a inversión, y la forma de financiación (transferencias o préstamos).

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.