La bombilla más longeva de la historia: lleva encendida 120 años y nadie se lo explica

La ciudad californiana de Livermore, ubicada en el condado de Alameda, cuenta con un atractivo turístico un poco peculiar y casi un milagro de la tecnología: se trata de la bombilla incandescente más longeva de la historia. Se encuentra en la estación de bomberos número 6 de la ciudad, y con una potencia de 60w lleva alumbrándola 120 años.

Se la conoce como Centennial Light y su historia comienza en 1901. Se trata de una bombilla inventada por Adolphe A. Chaillet, cuya producción habría estado a cargo de la Shelby Electri Company, como apunta la Fundación de Energía e Innovación Sostenible sin Obsolescencia Programada (FENISS).

Un parón de 22 minutos

Sin embargo, existen escasos momentos en el que esta bombilla ha parado su servicio. El más destacado fue durante su traslado en 1976 desde la antigua estación de bomberos hasta la que se encuentra actualmente. Todo ello, duró tan solo 22 minutos, para los cuales, las autoridades de la zona montaron un operativo para que la bombilla no sufriera ningún daño.

Aunque hoy en día solo alumbra con 4w de potencia, esta bombilla ha conseguido hacerse un hueco en el libro Guinnes de los Records y ha suscitado muchas preguntas y teorías sobre como es posible que todavía siga funcionando. Además, cuenta con una página web oficial donde se ofrece una grabación a tiempo real y continuada.

Teorías sobre la Centennial Light

Son muchas las teorías que se han desarrollado sobre la Centennial Light, sin embargo, ninguna ha llegado a descifrar el misterio que se esconde detrás de ella. El primero en preguntárselo fue el periodista local Mike Dunstan, como apunta el portal businessinsider.es. Tras una larga investigación fue quién descubrió el año exacto en el que la bombilla fue encendida y quién la fabricó, pero no consiguió dar con una repuesta lógica a la pregunta que tanto se preguntaba, ¿por qué lleva tanto tiempo funcionando?

A día de hoy, nadie ha logrado contestar a dicho enigma, pero son muchas las teorías sobre él. Como indica la página web, estas van desde las más fantasiosas, como que el filamento de la bombilla fue construido a través de un proceso secreto que nunca llegará a conocerse, a otras que tienen más sentido. Entre ellas, destaca la posibilidad de que cómo la bombilla se ha apagado escasas veces, su proceso de combustión ha sido más lento, lo que ha impedido que se apague.

Otra teoría apunta a que al fabricarse la bombilla a mano y de forma cuidadosa, el resultado ha sido muy provechoso. A esto se le suma la inexistencia en esos años de la obsolescencia programada, por lo que su duración no estaba predestinada. Sin embargo, es posible que nunca se llegue a conocer el motivo de por qué la Centennial Light nunca se apaga.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.