Bruselas excluye a España del brazo sancionador por déficit excesivo pese a incumplir el límite del 3% en 2023

España no estará en la lista de países expuestos a sanciones por superar los niveles máximos de déficit público que permite la Unión Europea en 2024, pese a que sí excedió ese límite en 2023. Tampoco estará en el grupo de Estados miembros a los que la Comisión vigila con lupa por presentar desequilibrios económicos, al que España había pertenecido desde que se creó este procedimiento en 2011. Así lo ha trasladado oficialmente la Comisión Europea este miércoles en la presentación de su paquete de primavera, después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo adelantara esta mañana en el Congreso.

El Gobierno ha peleado en Bruselas para quedar fuera de la lista de siete países que se verán sometidos a procedimientos por déficit excesivo. Se trata de Francia, Italia, Bélgica, Hungría, Malta, Polonia y Eslovaquia, cuyos niveles de déficit público está previsto que superen el máximo del 3% este año.

Los países inmersos en este tipo de proceso reciben una vigilancia especial desde Bruselas y se les exige el cumplimiento de las recomendaciones específicas que formula la Comisión para ellos. Si no logran reconducir la situación, se exponen a multas que pueden ser milmillonarias, si bien es cierto que nunca en la historia de la UE se han llegado a decretar sanciones económicas.

Fuentes del Ministerio de Economía trasladan que Bruselas ha tenido muy en cuenta la reducción sustancial y continua del déficit público desde el pico alcanzado en 2020 (10,1% sobre el PIB) hasta el 3,6% registrado el año pasado. Aunque España incumplió el límite del 3% el año pasado y este año la previsión es que el desequilibrio ronde los límites máximos, Bruselas cree que se alcanzarán los objetivos. Las mismas fuentes agregan que haber esquivado el brazo corrector de Bruselas deja a España en muy buena posición para poner en marcha el plan de ajuste que exigen las nuevas reglas fiscales europeas.

España sabe bien lo que es estar sometido al brazo corrector de Bruselas y el estigma que acarrea. El país estuvo inmerso en un procedimiento de déficit excesivo entre 2009 y 2019 por el roto en las cuentas públicas que generó la gran crisis financiera y que se agravó durante la crisis de deuda soberana.

La otra buena noticia que deja la Comisión Europea es que España queda fuera también del procedimiento de desequilibrios macroeconómicos por primera vez desde que se creara este mecanismo en el punto álgido de la crisis de deuda soberana. Este hito, que tiene un poder más simbólico que práctico, se ha logrado gracias a la reducción de la deuda exterior de hogares y empresas y a la reducción de las tasas de desempleo que, no obstante, sigue siendo la más elevada de toda la UE.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.