El cálculo del índice de Omega 3 es crucial para prevenir enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en España. Pese a ello, la ciudadanía no es del todo consciente de que pueden prevenirse con un estilo de vida y hábitos alimenticios adecuados, como el refuerzo de consumo de nutrientes cardioprotectores como el Omega 3.

Diversos estudios recientes ponen de manifiesto que, pese a la elevada importancia que tiene para la salud el control del Omega 3, la población española no consume las cantidades recomendadas. Un porcentaje superior al 60% de los españoles realiza una ingesta menor a la necesaria, un dato que refleja la conveniencia de desarrollar una mejor estrategia de prevención.

Igualmente, estos estudios sostienen que un índice bajo de Omega 3 en sangre podría estar vinculado a una mayor posibilidad de muerte prematura. El test analítico de estos ácidos grasos, por tanto, es de gran utilidad para la prevención de las diferentes afecciones cardiovasculares. Estos análisis concluyen que un índice Omega 3 mayor o igual a un 8% se asocia a una mayor cardioprotección. Por el contrario, si este índice es menor o igual a un 4%, el riesgo de mortalidad al contraer enfermedades cardiovasculares sería superior. Estas cifras están respaldadas por los estudios científicos que demuestran que la ingesta de ácidos grasos Omega 3 está directamente vinculada con la prevención de enfermedades cardiovasculares.

La ingesta de ácidos grasos Omega 3 está directamente vinculada con la prevención de enfermedades cardiovasculares

Una ingesta adecuada de Omega 3, acorde a las recomendaciones, contribuye a reducir el riesgo de mortalidad cardíaca en personas con enfermedad arteriosclerótica y suponen un impacto cognitivo significativo. Asimismo, el índice de este ácido graso correlaciona negativamente con la diabetes tipo 2. Esto quiere decir que una ingesta correcta de Omega 3 podría tener efectos beneficiosos en la prevención de esta enfermedad.

Cómo alcanzar la ingesta necesaria

Una dieta equilibrada y rica en ácidos grasos Omega 3 es esencial para nuestra salud general y para un correcto funcionamiento de nuestro organismo. Además de prevenir las enfermedades cardiovasculares, puede contribuir a mejorar y alargar nuestra calidad de vida. La leche es un vehículo de salud que debe tener cabida en unas pautas alimenticias sanas.

La leche enriquecida con Omega 3 es una opción muy útil y cómoda. Por ejemplo, un vaso de Puleva Omega 3 contiene el 50% de la cantidad diaria recomendada de estos ácidos grasos. Dentro del contexto de una dieta variada y equilibrada, Puleva Omega-3 contribuye a asegurar las ingestas diarias necesarias de este nutriente, dadas las dificultades para alcanzar estas dosis mediante otras fuentes como el pescado azul. Además, su consumo semanal en España está muy por debajo de lo recomendado.

Los organismos expertos como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) o la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan 250 miligramos al día de Omega 3. No obstante, alcanzar esta cifra puede resultar difícil, puesto que nuestro organismo tiene una capacidad limitada para sintetizar ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). Por ello, tenemos que incorporarlos en la dieta a través de pescado azul y de alimentos enriquecidos, como la leche.

El consumo de alimentos enriquecidos como la leche es una opción sencilla y eficaz para alcanzar los niveles necesarios de Omega 3

Las leches enriquecidas con Omega 3 nos pueden ayudar a conseguir ese aporte diario de nutrientes fundamentales para cuidar nuestro corazón. Se trata de una opción útil y cómoda que contribuye a asegurar las ingestas diarias recomendadas de este nutriente, dadas las dificultades para garantizarlas solo a través de otras fuentes alimentarias.

Así se calcula este índice

La prueba del índice del Omega 3 es una medida de la cantidad de EPA y de DHA en la sangre, más concretamente en las membranas de los glóbulos rojos. Este índice mide qué porcentaje de ácidos grasos de los eritrocitos son Omega 3.

Es importante tener en cuenta que tanto los Omega 3 EPA como el DHA son los que se tienen en cuenta a la hora de calcular el índice. Sin embargo, también existe el ácido alfa-linolénico (ALA), otro popular Omega 3 que se encuentra en fuentes vegetales, pero que no se tiene en cuenta a la hora de realizar este cálculo.

  • REALIZADO POR ALAYANS STUDIO
    Este contenido ha sido elaborado por ALAYANS STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.