Las calles de Italia se llenan de protestas y rabia por las nuevas restricciones contra la pandemia

Las nuevas restricciones contra el coronavirus tomadas en Italia no han tardado en hacer estallar una serie de protestas por parte de la población. En la noche del lunes se registraron disturbios en Milán, Roma, Nápoles, Turín, Trieste y Palermo, entre otras ciudades, protagonizados sobre todo por los trabajadores de los sectores más castigados por el decreto aprobado por el Gobierno italiano el pasado domingo.

Desde este lunes y hasta el próximo 24 de noviembre, Italia echará el cierre de los bares y restaurantes a las 18.00 horas, igual que los teatros, cines, gimnasios y piscinas, en un intento del Gobierno de frenar la curva de contagios para evitar un nuevo confinamiento. "Si todos respetamos estas nuevas normas en noviembre podremos controlar la curva de contagios y mirar a la Navidad con más serenidad", declaraba este domingo el primer ministro, Giuseppe Conte, al explicar el nuevo decreto.

Este lunes, sin embargo, se registraban duros incidentes en Milán, Roma y Turín, donde incluso algunas tiendas de lujo fueron atacadas y saqueadas y se produjeron choques violentos entre grupos de radicales y las fuerzas de seguridad.

Durante esta jornada de martes está previsto que continúen las manifestaciones en ciudades como Nápoles y Roma de los propietarios de actividades que se han visto afectados por los cierres.

Ante tal panorama, el Gobierno de Giuseppe Conte, se ha reunido este martes con representantes sindicales a los que les pidió comprensión en un momento tan delicado, en el que el país trata de capear una segunda oleada de coronavirus que deja cada día en torno a 20.000 nuevos contagios.

"El Gobierno asume su responsabilidad y es justo que su acción sea criticada, pero si perdemos de vista el objetivo de marchar todos juntos en la misma dirección para salir de la pandemia corremos el riesgo de agravar la situación", declaró, según la prensa.

Por otro lado, Conte asegura que gastará 6.800 millones de euros en un nuevo paquete de ayudas para los sectores más castigados por las restricciones, como son la hostelería y el turismo.

Más allá de las promesas de ayudas económicas, el Gobierno de Conte debe hacer frente también al dinero de los planes de ayuda anunciados la pasada primavera, ya que hay quien todavía no lo ha recibido. "Los primeros meses del confinamiento cobré porque estaba de baja de maternidad, pero desde mayo no he visto ni un euro. Cuando me tenía que reincorporar me aplicaron un ERTE, del que no me ha llegado todavía nada", cuenta Annarita, que trabajaba como guía en un autobús turístico en Roma.

El ministerio del Interior ha manifestado su preocupación por las tensiones de estos días, pero ha asegurado que las protestas registradas desde el norte al sur del país no tenían nada que ver con los sectores más afectados por la crisis de los últimos meses, "sino con ambientes que tenían el propósito específico de provocar disturbios: ultras, extremistas de derecha".

Se está investigando la posibilidad de que entre los manifestantes se hayan infiltrado grupos de fascistas y de ultras como los que protagonizaron hace dos días altercados en Roma.

Italia ha registrado en el último día un nuevo récord de contagios de coronavirus, con casi 22.000 más, de entre los más de 174.000 test realizados, casi 50.000 más que el día anterior.

Según ha informado este martes el director de Prevención del Ministerio de Salud, Gianni Rezza, en el último día se han detectado 21.994 positivos y ha habido otros 221 decesos. En total, la pandemia deja en Italia 564.778 contagios y 37.700 víctimas mortales.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.