Caos en Reino Unido: Boris Johnson enfrenta la mayor huelga de trenes y metro de los últimos 30 años

Es un día muy complicado para moverse por el Reino Unido. Este martes se ha iniciado una huelga en los ferrocarriles, la mayor huelga ferroviaria de los últimos 30 años en el país. La convoca el Sindicato Nacional de Trabajadores de Ferrocarriles, Mar y Transportes (RMT), que cuenta con unos 40.000 afiliados.

La huelga es un hecho desde la medianoche y afecta a las comunicaciones ferroviarias del norte y el sureste de Inglaterra, de Gales y de Escocia. El paro afecta a Network Rail, el metro de Londres y 13 operadores ferroviarios, de modo que afecta a la mayoría de las principales líneas.

Gran parte del país no tendrá trenes de pasajeros durante todo el día. Londres también está en buena medida paralizado porque los trabajadores del metro hacen huelga durante las 24 horas del martes (en su caso por diferentes motivos).

Londres está en buena medida paralizado: los trabajadores del metro hacen huelga durante las 24 horas de este martes

El paro está convocado inicialmente para este martes y los próximos jueves y sábado. El secretario de Estado para el Transporte, Grant Shapps, calcula que funcionarán alrededor del 20% de los servicios, en concreto los que más afecta al transporte de trabajadores clave, las principales poblaciones y las rutas críticas de transporte de mercancías.

Eso significa que funcionan unos 4.500 de los 20.000 servicios diarios habituales, según calcula The Guardian. Además, las empresas que no están en huelga se ven afectadas porque sí paran los señalizadores de Network Rail, que dan servicio a toda la malla ferroviaria. Se espera que los días sin huelga de esta semana también se puedan ver afectados por las interrupciones.

Piden una subida del 7%, les ofrecen un 2+1%

El motivo de la huelga es salarial. El RMT pide para los trabajadores un aumento de los salarios de al menos el 7%. En Reino Unido la inflación tuvo en abril su mayor subida en 40 años y entre mayo y junio se ha disparado un 8,3%, su nivel más alto desde abril de 2009.

Según el sindicato, la patronal de los ferrocarriles sólo ha ofrecido un aumento de las nóminas del 2%, con la posibilidad de un 1% más si la plantilla acepta recortes laborales y cambios en las prácticas de trabajo.

Tenemos a personas con empleos a jornada completa que se están viendo obligadas a recibir ayudas estatales y utilizar bancos de alimentos. Es una desgracia nacional"

Mick Lynch, secretario general del RMT, recuerda que llevan dos años con los salarios congelados (desde el inicio de la pandemia). "Tenemos a personas con empleos a jornada completa que se están viendo obligadas a recibir ayudas estatales y utilizar bancos de alimentos. Esto es una desgracia nacional", asegura.

Esta situación crítica afecta a los maquinistas pero especialmente a los empleados peor pagados que son los de ventanilla, atención al cliente o limpieza (éstos casi siempre a través de contratas).

De la falta de acuerdo para acabar con la huelga, Lynch acusa más al Gobierno de Boris Johnson que a las propias empresas. El jefe del sindicato convocante asegura que el Ejecutivo no está permitiendo a los empresarios negociar libremente.

"Lo que hemos llegado a entender es que la mano muerta de este gobierno conservador está en todo este conflicto y las huellas dactilares de Grant Shapps y el ADN de Rishi Sunak están en todos los problemas del ferrocarril". Sunak es el ministro de Economía, y hasta hace unas semanas encabezaba las quinielas para suceder a Johnson.

El ministro no sólo ha boicoteado las conversaciones, sino que ha atado las manos de los que están en la mesa"

Pero Shapps (abajo, en una entrevista de esta mañana en la BBC) niega que el Gobierno haya intervenido en el conflicto. El ministro del ramo asegura que "ningún ministro ha participado directamente en las negociaciones" y que sólo la patronal y el sindicato podían llegar a un acuerdo. Eso sí, en el Parlamento ha acusado a los sindicatos de impedir que el sector actualice las que considera prácticas laborales obsoletas.

"Se trata de que los obsoletos sindicatos se oponen al progreso, un progreso que asegurará el futuro del ferrocarril", ha dicho ante los Comunes. En respuesta, la laborista Louise Haigh, asegura que Shapps "no sólo ha boicoteado las conversaciones, sino que ha atado las manos de los que están en la mesa".

Se trata de que los obsoletos sindicatos se oponen al progreso, un progreso que asegurará el futuro del ferrocarril"

La BBC asegura que, según funcionarios gubernamentales, Network Rail puede, en teoría, ofrecer un acuerdo salarial más alto que el 3% que está sobre la mesa actualmente. Pero el Ejecutivo de Johnson se teme que lo ofrecido a esa empresa central fijaría el listón para el resto de operadores.

Como dice Simon Jack, editor de BBC, "puede que el Gobierno no esté en la habitación, pero está en la mesa". Tras los desastrosas consecuencias de la pandemia en las cuentas de las empresas ferroviarias, en Downing Street confiaban en recuperar cierta normalidad en 2022. Sin embargo, los ingresos siguen languideciendo; son poco más de la mitad que antes de la pandemia.

¿Estaciones sin personas atendiendo?

Según el RMT, la huelga se ha convocado no sólo por unos sueldos bajos que necesita ser acualizados urgentemente sino por los planes de las empresas del ferrocarril. Hablan del recorte de miles de puestos de trabajo, de peores pensiones y del empeoramiento de las condiciones de trabajo.

A modo de ejemplo, Lynch menciona un plan para cerrar todas las taquillas (con personas) de Gran Bretaña. Según la BBC, el ministerio de Transporte sólo dice que no se ha tomado una decisión final a ese respecto, pero que es "absurdo" sugerir que se quiera cerrar todas las ventanillas de las estaciones.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.