El ‘cohete’ Caleb Ewan arrebata la victoria a Groenewegen en el último milímetro y Alaphilippe sigue líder

EFE

  • El australiano logra un ajustado triunfo en la undécima etapa del Tour.

El ‘cohete’ Caleb Ewan arrebata la victoria a Groenewegen

Al australiano Caleb Ewan (Sydney, 25 años), con rasgos asiáticos porque su madre es coreana, se le conoce como 'Pocket Rocket' (Cohete de bolsillo), pero su velocidad hace pensar que tiene dinamita en las piernas, como demostró para imponerse en duelo con el holandés Dylan en la recta de meta de Toulouse, la capital europea de la industria aeroespacial.

En 11 jornadas, 11 ganadores diferentes, y de 6 esprints 6 velocistas distintos. Quedaba la victoria de Ewan, y por fin el ultraligero con cuerpo de escalador, 1,65 metros y 61 kilos, se llevó su etapa, por los pelos, y batiendo a Groenewegen por milímetros. Viviani y Peter Sagan entraron a continuación, lejos de la disputa.

El trayecto de 167 kilómetros entre Albi y Toulouse se ajustó a guión con la escapada del día, la persecución de turno y los nervios por la presencia del viento en el último tramo. No faltó la caída, con Nairo Quintana y Richie Porte implicados, pero ambos llegaron enteros a meta. No tuvo la misma suerte el clasicómano holandés Niki Terpstra (Direct Energie), quien acabó en el hospital.

Para los favoritos día sin cambios en la general. Después de los abanicos de Albi y la jornada de descanso hubo tregua, pensando en los Pirineos y en la crono de Pau, donde Ineos quiere dejar encarrilado el Tour y otros, como Mikel Landa y el francés Pinot anuncian que quemarán sus naves para recuperar tiempo e ilusiones.

Alaphilippe siguió con el maillot amarillo, el galés Geraint Thomas y el colombiano Egan Bernal le siguen a 1.12 y 1.16. A partir del dúo del Ineos y como primer español aparece sexto Enric Mas a 34 segundos, Nairo Quintana a 52, Pinot a 1.21 y Landa, "más recuperado y animado" tras la caída del pasado lunes, a 3.03 minutos.

Salir y escapar

Apenas tuvo tiempo el director de carrera a bajar la bandera de salida cuando se esfumaron del pelotón Anthony Pérez, un francés "andaluz" de abuelos originarios de Arjona (Jaén) que no habla "una palabra de castellano", su compañero del Cofidis Rossetto, plusmarquista del escapismo con 4 fugas en este Tour, Calmejane, vecino de Albi, y el belga Aimé de Gendt (Wanty),que nada tiene que ver con Thomas, el reciente héroe de Saint Etienne.

No fue suficiente la voluntad ni el espíritu de cooperación para negociar entre ellos el triunfo de etapa. Es el Tour y aquí las rebajas son en la tiendas. Una victoria vale oro y había esprinters que no habían mojado aún.

Siempre controlados, los componentes de la aventura fueron absorbidos a 7 kilómetros de meta.

Viento y caída

Antes de la despedida. se encendieron las alarmas por la posible presencia del viento a 34 de meta. Ya nadie se fía después de los abanicos del lunes camino de Albi. Con el aire de costado aparecieron los nervios y la lucha por coger la posición de emergencia.

Temores cargados de razón, pues una numerosa caída implicó a Nairo Quintana y Richi Porte y supuso la retirada de Tersptra, un clasicómano ganador de la Roubaix y Flandes. Los hombres del Movistar remolcaron al colombiano hasta volver al grupo. Falsa alarma para Quintana, quien llegó a meta con el codo ensangrentado.

El Jumbo Visma quería la etapa para Groenewegem o Van Aert, que hubiese sido la quinta. Puso a sus hombres a toda máquina para desbrozar una llegada larga, intensa y alguna curva peligros. Teunissen, primer líder del Tour, lanzó a Groenewegem, dispuesto al doblete.

La hora de las montañas

El Tour llega a los Pirineos con tres etapas y una contrarreloj en Pau que deben seleccionar la carrera. La primera etapa pirenaica, de 209,5 kilómetros entre Toulouse y Bagnères-de-Bigorre, tendrá su tramo más duro en la subida al Col de Peyresourde, de primera categoría, que romperá el pelotón con sus 13,2 kilómetros al 7%. Los corredores aún tendrán que subir la Hourquette d'Ancizan, de primera categoría con 9,9 kilómetros al 7,5%,  que contará con bonificaciones en su cima.

El viernes será el turno de la única contrarreloj individual de esta edición del Tour, con 27,2 kilómetros con salida y meta en Pau. Mientras que la jornada sabatina será corta pero intensa, con una jornada de 117,5 kilómetros con llegada en alto en el mítico Tourmalet.

La decimoquinta etapa cerrará el paso del Tour por los Pirineos con una etapa de 185 kilómetros que partirá desde Limoux y tendrá llegada en alto al Prat d’Albis.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.