Cómo afectarían los ciberataques en la Cumbre de la OTAN: "Una caída en la red supondría 58 millones de euros de pérdidas"

El Ministerio de Defensa informó que España cuenta con un escudo pionero de seguridad para hacer frente a las ciberamenazas que puedan sucederse a servicios vitales del estado e infraestructuras críticas, ya no solo por la visita de los grandes dirigentes de la OTAN desde todas partes del mundo, sino por la agravante de la invasión rusa a Ucrania.

Desde 20Bits hemos contactado con Julián David Delgado Piraquive (Head of Offensive Security and Consulting de Factum) para que nos pudiese explicar cómo afectaría un ciberataque a la Cumbre de la OTAN y las posibles consecuencias que podría sufrir el evento.

¿Qué ciberataques podrían darse? ¿Quiénes serían los afectados?

Julián David Delgado Piraquive (Head of Offensive Security and Consulting de Factum) indica que ciberataques más comunes en este tipo de escenarios son "la denegación distribuida de servicios, explotación de vulnerabilidades existentes en aplicaciones y servicios web, distribución de malware (incluido ransomware), spear phishing, exfiltración de información, investigación de objetivos mediante técnicas OSINT, compra y venta de información en Deep Web y foros hackers, difusión de fake news, e incluso el modus operandi de algunos grupos APT (Amenaza avanzada persistente)".

Los objetivos de estos ataques serían provocar la afectación y paralizar las instituciones, infraestructuras y sistemas que participen de alguna forma en la Cumbre. Por otro lado, se podría interrumpir la prestación de servicios como hospitales, aeropuertos, estaciones, suministro de agua y energía, urgencias hospitalarias y conectividad.

¿Cómo afectaría un ciberataque a la Cumbre de la OTAN? ¿Podrían paralizar el evento?

Delgado Piraquive explica que "la seguridad informática tiene relación directa con la seguridad física, ya que los sistemas de control de acceso, autenticación y autorización funcionan con software. Estos pueden ser otro objetivo de ataque que permitan la infiltración de personal no autorizado al evento o a zonas restringidas".

Por otro lado, la problemática que puede preocupar a la OTAN, a los Cuerpos de Seguridad y a la sociedad son las consecuencias que sufran los servicios públicos a raíz de un ciberataque.

Así pueden atacar

Los hackers pueden utilizar "técnicas de anonimato para intentar evadir los sistemas de detección y control de organismos de defensa, lo cual hace más difícil la tarea de detectar la raíz de los ataques y erradicar las amenazas", afirma Delgado Piraquive.

El experto señala que las consecuencias "con respecto a los organismos públicos y las instituciones internacionales, nos referimos a problemas mayores que pueden comprometer la actividad de un país entero, frenar la producción, suspender la labor de las empresas, vulnerar la privacidad de los usuarios e, incluso, desencadenar en una guerra. En esta última instancia, estaríamos hablando de casos extremos".

¿Qué pasaría si los hackers evitan el escudo pionero de seguridad?

A pesar de que hay una total transparencia respecto a las posibilidades de sufrir un ataque cibernético, es cierto que todos los equipos de inteligencia y respuesta han sido puestos en servicio. Además, han intensificado su actividad para actuar ante cualquier situación y tomar las medidas necesarias.

España ha puesto en marcha un plan de prevención, además, la Alianza Atlántica ha dado por hecho que Rusia va a intentar sabotear el evento. El Centro Nacional de inteligencia (CNI) y el Mando Conjunto para el Ciberespacio (MCCE) van a ser los principales responsables de la estrategia defensiva, contando con el apoyo de fuerzas internacionales como Europol e Interpol.

Delgado Piraquive supone que "en el caso de que se produjera un gran ciberataque que pusiera al descubierto todos los sistemas y produjera una caída en la red a nivel nacional, según estimaciones de la ONG Netblocks, estaríamos refiriéndonos a más de 58 millones de euros de pérdidas económicas por cada hora sin Internet".

¿Los posibles ciberataques pueden tener repercusión sobre los ciudadanos?

El experto concluye que "si finalmente se acabara por materializar una amenaza por medio de un ciberataque a la OTAN o a cualquier organización internacional relacionada, las consecuencias podrían extenderse a las empresas y a los usuarios en cuanto a la dependencia que tienen para desarrollar sus actividades con normalidad".

Por ejemplo, perderían la posibilidad de teletrabajo, afectaría la conectividad a Internet, el uso a los servicios públicos y privados gestionados por las grandes entidades, se paralizaría el sistema sanitario virtual e incluso quedaría bloqueado el sistema de transporte, telefonía, comunicaciones y redes sociales.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.