Cómo funciona la regla del 50-30-20 para ahorrar dinero cada mes

Una de las técnicas más populares para ahorrar a final de cada mes cada vez más extendida es la regla 50-30-20. ¿En qué consiste y cuáles son sus ventajas? Un método frecuente para distribuir los ingresos al comienzo de mes que se basa en dividir "el 50% para tus gastos más básicos, el 20% para ahorros y el 30% para tus gastos personales", indican desde la plataforma Fintonic.

A través de este método se puede ahorrar de forma sencilla y, además, te permite conoce cuáles son tus gastos mensuales en cada momento. Esto se debe a que en lugar de restar los ingresos a los gastos para obtener el ahorro, se cambia el orden: a los ingresos se resta el ahorro y obtienes lo que puedes gastar en el mes.

De esta manera, el 50% de los ingresos que percibas se destinan a gastos comunes, como puede ser el pago del alquiler, el de la hipoteca, las facturas de luz o gas, la compra de alimentación o el transporte. Son gastos fijos que sirven para cubrir necesidades básicas y por eso tienen que abarcar la mitad de los ingresos.

El 20% va destinado al ahorro para futuros gastos, como la reforma de la casa, el pago de un máster, el cambio de ciudad, la compra de un coche o la llegada de un bebé. Por tanto, supone tener un colchón de ahorro para posibles imprevistos.

El 30% restante de los ingresos tiene que ir destinado a gastos personales. La compra de ropa, salir a cenar, actividades de ocio, el gimnasio, ir al cine, al teatro o planear unas vacaciones son algunos de los gastos que entrarían en esta partida.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.