Compras masivas por el pánico al coronavirus: ¿Por qué el papel higiénico está desapareciendo en varios países?

El incremento de casos de infectados de coronavirus en países de todo el mundo nos está dejando imágenes difíciles de creer. Supermercados repletos de gente con carros a rebosar de comida para meses, gente peleándose en los pasillos por el último paquete de papel higiénico...

La incertidumbre y la histeria se ha apoderado de gran parte de la población que ha acudido en masa a los supermercados para aprovisionarse de alimentos y productos, una imagen que ni siquiera los más mayores aseguran haber visto en tiempos de guerra.

A pesar de los mensajes de calma de las cadenas de supermercados que aseguran tener abastecimiento de sobra, muchos desconfiados han decidido llenar sus despensas; ya no solo con alimentos, sino también con el producto estrella de esta histeria colectiva que parece tener el mismo patrón en todos los países: el papel higiénico.

Por extraño e incomprensible que pueda parecer, el papel higiénico ha sido uno de los productos -junto con la leche- más demandados por los consumidores que han sucumbido al pánico. Los trabajadores y responsables de los supermercados no dan crédito al 'saqueo' que han experimentado los estantes de papel higiénico y varios establecimientos de otros países ya han tenido que limitar las compras de este producto.

Australia, Japón, Alemania, Italia o Estados Unidos han sido los países donde han desaparecido más rollos de papel higiénico de los estantes de los supermercados, a los que se ha sumado España recientemente, tras el anuncio de varios gobiernos autonómicos de cerrar colegios y universidades y cancelar eventos deportivos y culturales.

Estos hechos tienen precedentes en anteriores desgracias. En Australia, ya se vivió una situación parecida tras las inundaciones sufridas en Queensland en 2010, cuando lo primero que se agotó en los supermercados fueron los rollos de papel higiénico.

Varios expertos ya han hecho declaraciones sobre las posibles causas que llevan a las personas a comprar descontroladamente este producto. "Cuando la gente se entera del coronavirus, tiene miedo de perder el control. Y el papel higiénico se siente como una forma de mantener el control sobre la higiene y la limpieza", cuenta Niki Edwards, científica de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Queensland.

"Una segunda razón por la que podríamos notarlo más es porque no hay sustituciones fáciles. Si el supermercado se queda sin un ingrediente en particular para la cena, puedes conseguir algo más, o una cena completamente diferente", cuenta Alex Russell al mismo medio.

Otros, señalan que la escasez de papel higiénico se ha hecho mucho más notable que otros productos porque, al ser más grande, ocupan más espacio en los estantes de los supermercados. Y eso crea una sensación de desabastecimiento ya que no estamos acostumbrados a ver esa sección vacía ni esos artículos agotados.

En primer lugar, es una consecuencia clara del pánico desatado por el desconocimiento de lo que les pueda deparar el futuro y/o el desenlace de una epidemia que ya se ha extendido por todo el mundo. Cuando una persona está dominada por el miedo, es más fácil que caiga en mensajes contradictorios y alarmistas.

Luego, sucumbir a esos mensajes y unirse al temor generalizado, al final lo que provoca es que se cree una cadena de pánico que puede llegar a ser infinita. “Las personas, siendo criaturas sociales, nos miramos los unos a los otros en busca de señales de lo que es seguro y lo que es peligroso”, ha señalado el psicólogo clínico Steven Taylor a la CNN. “Y cuando ves a alguien en la tienda, haciendo compras de pánico, eso puede causar un efecto de contagio del miedo”.

Este miedo, que empieza retratando tan solo una "escasez percibida", termina convirtiendo esa falta de productos en real, y las redes sociales "son un gran jugador en el miedo al nuevo coronavirus", asegura el psicólogo al mismo medio, donde afirma que "la información errónea se propaga con facilidad y las plataformas abiertas amplifican las voces de pánico".

Otra razón que ha hecho que miles de personas corrieran a los supermercados ha sido las diversas declaraciones de emergencias y medidas estrictas de contención del virus en muchas regiones, donde recomiendan quedarse en casa.

Estos anuncios han provocado en la ciudadanía la necesidad de estar preparados ante cualquier posible aislamiento, adquiriendo alimentos y productos para almacenar, lo que en cierta parte proporciona una sensación de control.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.