Consecuencias de la gota fría: el Mar Menor, crítico, y el Segura se convierte en una bomba de agua

AGENCIAS

Mar Menor

Las imágenes tomadas desde el satélite del Mar Menor muestran la magnitud del desastre tras el paso de la gota fría. Esta joya del ecosistema peninsular se encuentra ahora a merced del barro y de todo tipo de residuos.

Esta ha sido una de las consecuencias de la DANA que esta semana ha causado estragos en el sureste peninsular. Los expertos han mostrado su preocupación ante una posible bajada de salinidad de sus aguas a medio y largo plazo, porque pone en peligro el ya de por sí frágil equilibrio de su biodiversidad, muy amenazada durante en los últimos años.

Por este motivo se apunta a un plan de choque definitivo desde todas las administraciones, para controlar así la masificación urbanística y la agricultura intensiva ya que, de lo contrario, advierten los expertos, se seguirán multiplicando los daños de cada gota fría.

Cierre de playas por atunes muertos

Asimismo, el ayuntamiento de Cartagena prevé cerrar los accesos a las playas mediterráneas de La Manga del Mar Menor en su término municipal ante la llegada de atunes muertos por el temporal, procedentes de una granja de engorde situada frente a la costa.

Según han informado fuentes municipales, la consejería de Salud de la Región de Murcia ha advertido del riesgo sanitario que supone el consumo de atunes hallados en algunas playas de la Región, ya que con toda probabilidad presentan altos niveles de histamina y pueden tener otros contaminantes, dado que pueden llevar hasta tres días muertos en el mar.

Agua dulce en el mar

El río Segura ha vertido al mar alrededor de 51 hectómetros cúbicos durante esta gota fría, una cantidad que equivale a alrededor de 20.500 piscinas olímpicas. Así lo han calculado expertos en materia hidrográfica, que han señalado que la cantidad podría haber sido incluso mucho mayor, porque solamente el pantano de Santomera (Murcia) ha retenido un incremento estimado de unos 19 hectómetros más de los que tenía hace una semana.

Se trata un primer cálculo no oficial de la cantidad de agua que ha acabado en el Mediterráneo a la altura de la desembocadura, en Guardamar del Segura (Alicante).

Una parte de este agua ha llegado al cauce del río por las intensas precipitaciones registradas en el sur de Alicante, con valores cercanos a los 500 litros por metro cuadrado en muchos puntos, entre ellos Orihuela. También proviene de las lluvias recogidas en las vega media y alta del Segura, a lo largo de la Región de Murcia.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.