¿En qué consiste la nueva ley audiovisual de la que habla ERC y que se ha colado en el debate de los presupuestos?

Menos de una semana ha concedido ERC al Gobierno de Pedro Sánchez para pronunciarse sobre su ultimátum de cara a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Este lunes, la portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, incluía por sorpresa un nuevo elemento en las negociaciones: presentarán una enmienda a la totalidad antes del viernes si el Ejecutivo no se compromete a "blindar" y "proteger" el catalán en plataformas de 'streaming' como Netflix, HBO, Prime Video o Disney+.

ERC se refiere, en concreto, a la nueva ley general de comunicación audiovisual en la que el Gobierno está trabajando y en la que quiere garantizar la presencia de las lenguas cooficiales del Estado. Para lograrlo, los republicanos exigen que el texto establezca que un 7,5% de los contenidos incluidos en estas plataformas deben estar en catalán, gallego o euskera. Pero... ¿en qué consiste exactamente esta norma?

El pasado junio, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital presentó el Anteproyecto de Ley General de Comunicación Audiovisual tras incorporar múltiples novedades en el documento, ya sometido a audiencia pública en octubre pasado y que, de nuevo, pasa por este trámite. Todo ello con el objetivo de "actualizar la legislación a la realidad del mercado". Pero... ¿en qué consiste exactamente esta norma?

Entre las principales novedades de esta ley audiovisual, destaca que permitirá que la financiación de RTVE se realice con aportaciones de todos los agentes presentes en el mercado audiovisual que compiten por la misma audiencia: tanto las televisiones lineales en abierto o de pago, los prestadores de vídeo bajo demanda y las plataformas de intercambio de vídeos.

Además, con este texto, se habilitan nuevas fuentes de ingresos para RTVE, que podrá monetizar ciertas formas de publicidad mediante patrocinios o publicidad en sus canales internacionales y en los que se encuentran en las plataformas de intercambio de vídeo.

El anteproyecto de ley también incluye obligaciones sobre cómo promocionar la obra audiovisual europea que afectan a las plataformas de 'streaming', donde entran en juego los idiomas oficiales del Estado.

Así, deberán destinar el 3,5% a obra audiovisual, en cualquier formato, de productor independiente en alguna de las lenguas oficiales de España, 0,9 puntos más que el porcentaje actual. Además, tendrán que dedicar el 2% de las inversiones a financiar cine independiente con los mismos requisitos de idioma.

El anteproyecto pretende, además, contribuir a reducir la brecha de género y, para conseguirlo, establece medidas para respetar la igualdad y la no discriminación por esta razón. Así, incluye códigos de autorregulación que protejan a los usuarios frente a contenidos que atenten contra la dignidad femenina o fomenten los valores sexistas o estereotipados. Asimismo, prevé impulsar las obras audiovisuales dirigidas o creadas exclusivamente por mujeres.

Por su parte, Netflix -una de las principales plataformas concernidas por la nueva ley audiovisual y las demandas de ERC- ve un "riesgo" para su negocio en los distintos idiomas, por "la necesidad de adaptar su contenido e interfaces de usuario a diferencias culturales y lingüísticas específicas", según recoge en su informe anual de 2020.

A su vez, la Plataforma per la Llengua elaboró un informe sobre Netflix en 2019 en el que aseguraba que en el catálogo de la compañía había 326 películas que contaban con una versión doblada o subtitulada en catalán con dinero público que no se ofrecían en la plataforma.

También ha presentado sus reivindicaciones sobre la disponibilidad de contenido en lenguas cooficiales, el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC), que el pasado verano exigió que la nueva ley española de comunicación audiovisual obligase a estas plataformas a garantizar una cuota del 50% del catálogo en idiomas del Estado diferentes al castellano, según Crónica Global.

Más allá de esta exigencia de ERC para apoyar los PGE, la voluntad de proteger el catalán ha desencadenado un pulso entre las formaciones independentistas. La idea de una nueva ley autonómica del audiovisual en la región ha desatado una carrera entre ERC y JxCat, en la que cada uno de los socios del Govern busca que prospere su propia iniciativa al respecto.

La semana pasada, JxCat registró en solitario en el Parlament una proposición de ley del audiovisual que plantea que plataformas como Netflix, HBO o Filmin deben tener un mínimo de contenido en catalán, aunque no concreta el porcentaje.

Por su parte, el Govern ha aprobado este martes, a propuesta de la conselleria de la Presidencia, que dirige Laura Vilagrà (ERC), la memoria preliminar del anteproyecto de ley de comunicación audiovisual, primer paso para la reforma de la norma catalana actual en este ámbito, con el fin de reforzar el uso del catalán en los medios.

Ahora, a falta de tres días para que venza el plazo concedido por ERC al Ejecutivo, queda por ver cuál será la respuesta del Gobierno central y la posterior repercusión en el escenario catalán.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.