El contacto piel con piel también es posible en cesáreas

M20M

  • El contacto inmediato de la madre y del bebé se conoce como 'método canguro' y se promueve cada vez más en los hospitales.

Piel con piel

Un parto conlleva una explosión de emociones. Las técnicas ecográficas han mejorado enormemente y permiten ver cómo va el bebé cómo crece en el interior del último materno. Cuando nace llega el momento de verlo en carne y hueso y poder tocarlo, algo que todos los progenitores desean hacer lo antes posible.

Ese contacto llega con celeridad, ya que desde hace tiempo en los partos se favorece el contacto temprano piel con piel entre la madre y el bebé. De hecho ni siquiera se le seca, solo se le tapa con una toalla y se le coloca un gorro y todos los controles que se realizan al bebé, se llevan a cabo sin separarlo en ningún momento de su madre.

Esta práctica cuenta el aval científico de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Española de Pediatría (AEP) y también de la Asociación Española de Matronas (AEM), entre otras entidades, dado que sus numerosos beneficios están más que demostrados. Sirve para que las constantes vitales del bebé mejoren y su frecuencia cardíaca se normalice antes. El nivel de azúcar se regula, se reduce el llanto y es favorable para su desarrollo neurológico, psicológico y emocional. Asimismo, los padres demuestran menores niveles de ansiedad y desarrollan una mayor confianza en el cuidado de sus hijos.

"Ayuda a la regulación de la temperatura corporal y la mejora de la respiración del bebé, favorece la regresión uterina y facilita el agarre espontáneo en la lactancia materna", explica el Doctor Juan José López Galián, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Quirónsalud San José de Madrid.

Sin embargo, muchas mujeres temen que tanto ellas como sus bebés vayan a perderse este primer momento tan especial cuando conocen que su parto será por cesárea, ya que actualmente son pocos los hospitales que potencian este método dentro del quirófano. Y las cesáreas son unas intervenciones muy frecuentes: en la actualidad el 26% de los nacimientos en España se producen mediante cesáreas, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). ¿También es posible en estos casos?

Una gran coordinación

"Tanto si es urgente como programada, tras una cesárea también se puede favorecer este contacto piel con piel", asegura este experto, cuyo centro es uno de los pocos que ofrece esta opción, dado que "requiere de una gran coordinación entre todos los profesionales que intervienen en la intervención (anestesistas, ginecólogos, neonatólogos y profesionales de enfermería)".

En estos casos, explica López Galián, se posibilita el acceso de la pareja a una zona de reanimación postanestésica o REA obstétrica que, además de mantener unas adecuadas condiciones de intimidad para los progenitores y su bebé, ofrece las máximas garantías de seguridad para la madre y para el recién nacido, al estar en observación en las mismas condiciones de seguridad que en cualquier zona de recuperación quirúrgica al uso.

"Gracias a la profesionalidad y buen hacer de todos nuestros equipos podemos ofrecer a todas las mamás que optan por dar a luz en nuestro centro esta opción, para que desde el minuto cero sus bebés sientan el cariño directo' de sus padres", sentencia el doctor.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.