¿Cuánto cobra la agencia inmobiliaria por vender un piso? ¿Qué servicios incluyen? ¿Quién debe pagar la comisión?

El funcionamiento de la compra-venta de viviendas a través de agencias inmobiliarias puede dar un vuelco por completo a raíz de la sentencia de la Audiencia Provincial de Cádiz, que avala que un comprador pueda adquirir una vivienda de un vendedor sin tener que pagar comisión a la inmobiliaria.

La agencia enseñó la vivienda a una interesada en un piso, quien firmó la hoja de visitas en la que se plasmaba que la agencia realizaría la gestiones de intermediación para la compra y cobraría un 3% del precio de compraventa como honorarios (IVA al margen). Sin embargo, dicha persona compró la casa a los propietarios, pero no pagó a la agencia inmobiliaria, quien la demandó judicialmente.

Sin embargo, los jueces de la Audiencia Provincial de Cádiz han dado la razón a la compradora, al considerar que la hoja de visitas es contraria a la normativa protectora de consumidores y usuarios. La sentencia considera que solo por firmar la hoja de visitas no significa que el comprador haya consentido el pago de una retribución a la agencia únicamente por facilitarle los datos de la vivienda y acompañarle en la visita, ya que la inmobiliaria no hizo ninguna otra gestión en la compraventa.

Pero, ¿Cuánto cobran las agencias inmobiliarias por vender un piso? ¿Qué servicios incluyen? ¿Quién paga la comisión? ¿Es más barata una inmobiliaria online o tradicional?... El comparador financiero Helpymycash responde a estas preguntas.

Según explican desde el comparador, existen dos tipos de agencias inmobiliarias en España y cada una ofrece tarifas y servicios diferentes:

Por un lado, tenemos a las agencias tradicionales, que son aquellas que nos encontramos a pie de calle y que van a comisión. Sus honorarios oscilan entre el 3% y el 7% del precio de venta. Algunas agencias no incluyen el IVA en este porcentaje, por lo que será importante consultarlo antes de contratar sus servicios, recalcan desde Helpmycash.

Por el otro, tenemos a las nuevas inmobiliarias online, que venden nuestro piso por Internet y cobran una tarifa fija por la venta que varía entre los 1.000 y los 8.000 euros, dependiendo del tipo de servicio que queramos contratar y del precio de venta de la propiedad.

Aunque cada inmobiliaria es diferente, en general, su oferta suele incluir:

La valoración de la vivienda. La inmobiliaria nos hará un análisis del precio de la vivienda y nos dará un importe sugerido. Hay que pedirle que nos justifique por qué debemos vender a este importe. Además, hay que preguntarle cuántos pisos han vendido recientemente por la zona y a qué precios.

El plan de marketing online para promocionar la venta. Este suele incluir: las fotos de la vivienda, los vídeos, los planos, la publicación del piso en portales inmobiliarios y en la web de la agencia y la difusión a través de campañas de email marketing, entre muchas otras cosas.

El filtro de los compradores. La agencia verificará la identidad de los interesados y evaluará su capacidad económica para saber si pueden hacer frente a la compraventa.

Las visitas en la vivienda. Las agencias se pueden encargar de enseñar la casa por nosotros a todos los interesados. Las tradicionales incluyen este servicio en su comisión. Las online, en cambio, sugieren que a las visitas las hagamos nosotros mismos. No obstante, si queremos contratar este servicio, podemos pagar un importe adicional.

La negociación de los términos con el comprador. Es tarea de la inmobiliaria mediar para que logre la venta y para que podamos conseguir las mejores condiciones. La ventaja de contar con un agente es que este suele ser un vendedor experimentado que sabe cómo persuadir para vender el piso y que, además, sabe cómo manejar las peticiones de rebajas en el precio.

La gestión de los documentos obligatorios. La agencia podrá gestionar, por ejemplo, la nota simple, el certificado energético o la cédula de habitabilidad, si es exigible en nuestra comunidad. Las inmobiliarias tradicionales incluyen este servicio en la comisión, pero la mayoría de las agencias online cobran un importe adicional por esta gestión.

El asesoramiento legal y fiscal. El agente resolverá todas nuestras dudas y nos ayudará con la parte legal y fiscal del proceso de venta. La inmobiliaria, además, podrá darnos consejos para que obtengamos la mayor ganancia y para que logremos la venta con éxito.

A la comisión inmobiliaria por la venta, generalmente, la pagamos los vendedores. Aunque esta se suele extraer del dinero que nos entregue el comprador al firmar la venta ante notario. Así, en este momento, el comprador va a presentarse con dos cheques: uno para nosotros y otro para la inmobiliaria, explican desde Helpmycash.

"En algunas regiones de España como, por ejemplo, la zona del Levante, algunas agencias reparten los honorarios entre comprador y vendedor. Por tanto, debemos aclarar esto con antelación y asegurarnos de que el interesado en comprar la vivienda está al tanto de este coste extra. De lo contrario, podemos correr el riesgo de que la venta se nos caiga en el último momento", subrayan.

Debemos tener en cuenta que muchos vendedores deciden trasladar indirectamente la comisión inmobiliaria al precio de venta. "Es decir que, si la agencia cobra 6.000 euros de honorarios, el vendedor aumenta el valor del piso también en 6.000 euros para evadir el pago. Pero ¡cuidado! Esta práctica puede ser contraproducente", advierten desde el comparador financiero.

Una casa cuyo precio de venta es alto en comparación con otras de características similares suele tardar más en venderse. Y esto, en última instancia, termina obligándonos a rebajar el precio y a vender por un valor mucho más bajo del que elegimos al principio.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.