Se cumplen 22 años de la crisis de Perejil: así fue la operación ‘Romeo Sierra’ que desocupó el islote

Fueron once intensos días de julio de 2002 a propósito de un islote. La palabra es casi más grande: las dimensiones del islote de Perejil son de 500 metros de largo por 300 de ancho. Y sin embargo, algo tan pequeño provocó un conflicto armado entre España y Marruecos, el primero librado en el siglo XXI por nuestro país.

La isla de Perejil, rocosa y de relieve accidentado, está a 250 metros de la costa africana y a unos 8 kilómetros de la ciudad autónoma de Ceuta. En el pasado fue utilizada como refugio por piratas y contrabandistas. Pero en 2002 allí no había nada, salvo las cabras de Rahma Achiri, una anciana que cruzaba todas las semanas para cuidar su rebaño.

Una barca atunera con soldados de Marruecos

Marruecos ocupó militarmente el islote de Perejil el 11 de julio de 2002. Lo hizo con una pequeña dotación de su Gendarmería Real, que puso entre sus rocas dos banderas marroquíes. Una patrullera de la Guardia Civil se percató de lo sucedido y se llegó hasta el lugar para saber qué estaba pasando.

La centralita de la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta había recibido la llamada del padre de un agente de la Benemérita que alertaba de la presencia de una barca atunera con soldados marroquíes a bordo que se dirigían hacia Perejil.

"Marchaos, esto no es tierra española"

Los guardias civiles fueron advertidos por los marroquíes: "Marchaos de aquí, esto no es tierra española". Le sucedió una tensa discusión. Cuando vieron que los gendarmes de Marruecos desenfundaban sus fusiles de asalto, amenazando con "disparar por error", los agentes les dejaron marchar hacia el islote.

No hubo cruce de disparos ni ese día ni en los posteriores; sólo un cruce de declaraciones entre ambos países. Fue un conflicto impensable, pero real. El órdago del rey marroquí Mohamed VI acabó en nada y las tropas españolas, tras desalojar días después a los marroquíes, se fueron de allí y la isla volvió a quedar vacía.

Operación Romeo-Sierra

Aquella operación relámpago para la recuperación del islote tuvo un nombre, operación Romeo-Sierra. "En la mañana de hoy el Gobierno se ha visto obligado a ordenar el desalojo del destacamento marroquí establecido en la isla del Perejil. La operación se ha desarrollado con éxito sin que se registren bajas ni heridos". Así se explicaba el Gobierno de Jose María Aznar el 17 de julio de 2002.

La Romeo-Sierra se puso en marcha a las 6:17 de aquel día, dos horas después de expirar el ultimátum dado por España a Marruecos para que procediera el repliegue militar. Una hora antes, se cerraron al tráfico aéreo los aeropuertos de Jerez y Melilla (Ceuta sólo tiene helipuerto).

El día anterior, un equipo de 23 "boinas verdes" del Grupo de Operaciones Especiales "Valencia" III del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra embarcaba en su base de Rabasa (Alicante) en tres helicópteros Cougar. Volaron hasta Facinas, pedanía de Tarifa, ya asomados al Estrecho, detalla Defensa.com. Allí esperaban otros helicópteros y cinco infantes de Marina del Tercio de Armada.

Un helicóptero como señuelo

Para desalojar al destacamento marroquí hubo primero labores de reconocimiento de la zona. Se utilizaron diversos medios terrestres y aéreos, entre los que se encontraban las cámaras de vigilancia del Estrecho del Mando de Artillería de Costa del Ejército de Tierra y una patrulla de la Infantería de Marina española.

A continuación, se inició el asalto aéreo. Un helicóptero HU-10 del Ejército de Tierra llegó lanzando mensajes en los que se conminaba a los ocupantes a abandonar el islote. En realidad fue un señuelo.

Con el HU-10 los mandos militares españoles hicieron dos cosas. Por un lado, valoraron la capacidad de respuesta marroquí, para llevar a cabo una acción proporcionada; por otro, les distrajeron desplazando su atención en dirección contraria a la del punto del verdadero asalto.

"Al alba y con tiempo duro de levante"

Sin respuesta marroquí, los 23 "boinas verdes" y los cinco de la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina, a bordo de helicópteros HT-27 'Cougar', asaltaron el islote de Perejil.

Es lo que días después relató Federico Trillo, a la sazón ministro de Defensa, de aquel modo que ha pasado a la reciente historia de España: "Al alba y con tiempo duro de levante…, con fuerte levante, 35 nudos de viento, salieron cinco helicópteros, tres helicópteros 'Cougar' que transportaban dos equipos de operaciones especiales, con un total de 28 soldados que llegaron a la isla Perejil".

En apenas 20 minutos detuvieron y encapucharon a los integrantes del comando marroquí. Fueron entregados a la Guardia Civil, que esa misma tarde los devolvió a Marruecos a través del paso del Tarajal, la frontera de Ceuta. La bandera de España quedó izada en Perejil.

La mediación de EE UU

Cinco días después, la ministra de Exteriores, Ana Palacio, y su homólogo marroquí, Mohamed Benaissa, se reunieron en Rabat para sellar el acuerdo por el que ambas partes se comprometían a restablecer y mantener la situación anterior a la ocupación marroquí del islote. El fin de la crisis abría las puertas a la normalización de las relaciones entre los dos países.

De por medio la mediación de Estados Unidos, que resultó fundamental. Porque tras la acción militar, Benaissa dijo que no volverían al islote pero que España debía abandonarlo. Hasta dejó caer la vieja reivindicación marroquí de Ceuta y Melilla, asunto que dijo estaba pendiente entre ambos países.

En la tarde del sábado 20 de julio, Washington anunció que se había conseguido un entendimiento entre ambos países —ambos, grandes aliados de EE UU—. Poco después los gobiernos español y marroquí confirmaban el acuerdo. Las tropas españolas recogieron la bandera y abandonaron la isla.

Hoy, el islote de Perejil se encuentra deshabitado. No hay allí ni personas ni banderas; sólo rocas y arena. Marruecos nunca ha dado una explicación oficial a su acción militar. Tiempo después, los gendarmes que "invadieron" la isla dijeron que aquello fue parte de una operación antidroga.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.