Denuncian con un estremecedor vídeo el maltrato animal y la insalubridad en un matadero de Madrid

MELISA TUYA

  • Equalia, la organización denunciante, inició hace diez meses una campaña para que haya cámaras en todos los mataderos.
  • "No pedimos a la gente que deje de comer carne, sino que en los mataderos se controlen estos aspectos".

Cordero pateado en un matadero

Corderos paralizados, tal vez por el miedo, tal vez por enfermedad, son golpeados y arrojados sin miramientos a la línea de matanza. Otros son degollados sin aturdimiento previo en una cadena en el que reinan las prisas por encima de cualquier consideración. A algunos se les pone el crotal, la identificación en la oreja, justo antes de entrar en la cadena de montaje que conduce a su muerte. Esas son algunas de las escenas que se aprecian en el vídeo que la organización Equalia ha facilitado a los medios de comunicación a modo de denuncia pública, a la que acompaña una denuncia penal dirigida a la empresa que gestiona el matadero madrileño en el que se tomaron, Cárnicas Salvanés.

"La denuncia se puede clasificar en tres partes: bienestar animal, higiene y seguridad alimentaria", explica Guillermo Moreno, coordinador general de Equalia.  Con falta de higiene, Moreno se refiere al hecho de que "las instalaciones, los corrales, están llenos de heces, de orines, que favorecen la proliferación de pulgas y acumulación de gases que pueden afectar a los trabajadores".

Respecto a la seguridad alimentaria, "por una parte hemos detectado animales que no tenían crotal y se lo estaban poniendo, cuando tienen que entrar ya identificados al matadero porque sino se pierde toda la trazabilidad.  También hay animales enfermos que deberían haber sido sacrificados in situ; si no se sostienen en pie, tienen que ser matados donde yazcan y no ser arrastrados a la línea de matanza, algo que se ve repetidamente".

La parte del bienestar animal no parece preciso explicarla tras ver el vídeo.

Desde 20minutos hemos intentado sin éxito contactar con el matadero protagonista de estas imágenes, que llegaron de forma anónima a Equalia. No obstante, el gerente de Cárnicas Salvanés había negado previamente todo a El País, asegurando que en su empresa cumplen todas las normativas.

"No pedimos a la gente que deje de comer carne, sino que en los mataderos se controlen estos aspectos", explica el portavoz de Equalia, organización que inició hace diez meses una campaña para lograr que haya cámaras en todos los mataderos como ya sucede en otros países. "En Inglaterra, Escocia e Israel ya la tienen;  en Alemania las habrá dentro de poco. En Francia estuvo a punto de aprobarse, pero casi todos tienen ya cámaras", explica Moreno.

Han elaborado un protocolo que cada vez más empresas están firmando. Guillermo Moreno pone como ejemplo a El Pozo, que ya lo han adoptado, o Carrefour, que también ha pedido que todos sus proveedores tengan cámaras. También están negociando con distintas comunidades autónomas para que sea un anteproyecto de ley. Se están reuniendo con grupos políticos de Madrid, Cantabria y Castilla y León, "que es dónde que más avanzada está. Estamos teniendo una buena acogida porque lo que pedimos es algo que realmente beneficia a todos". 

En su protocolo piden que haya cámaras en la zona de manipulación de animales vivos, pero no solo eso, también "que las imágenes se guarden durante un mes cumpliendo la ley de protección de datos y que el matadero y el servicio oficial veterinario de cada comunidad autónoma tengan acceso a ellas".

El rito Halal

La legislación europea y nacional vigente obliga a la insensibilización completa de los animales antes de su sacrificio, la única excepción la constituyen los sacrificios rituales kosher y halal practicados por la comunidad hebrea y gran parte de la musulmana, una excepción no exenta de polémica. No son pocas las organizaciones que plantean por qué una creencia religiosa debe estar por encima del sufrimiento animal. 

No obstante, el momento del degollamiento que se aprecia en el vídeo no responde a uno de estos ritos. Moreno aclara que aunque Cárnicas Salvanés tiene la certificación para hacerlo, las imágenes muestran que lo que sucede es que "el trabajador con las pinzas de aturdimiento desatiende sus funciones por el gran número de corderos entrantes".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.