Se derrumban las reservas del puente de Todos los Santos y el sector turístico pide auxilio: "Va a ser la ruina absoluta"

"No es una crisis del turismo, es una crisis que padece el turismo". Así define a 20minutos Germán Porras, miembro de honor de la Mesa de Turismo, la situación a la que se enfrenta este sector, tras la imposición de un estado de alarma en todo el país para frenar la pandemia de Covid-19, que, en menos de una semana, ha provocado la cancelación de un 30% de las reservas previstas para el puente de Todos los Santos, según Destinia.

El BOE, con el que se marcaba el inicio del nuevo nivel de alerta nacional el pasado domingo, sí recoge entre sus páginas la restricción de entradas y salidas de las autonomías, salvo por causas de fuerza mayor. Ahora bien, el texto aclara que estas prohibiciones serán eficaces en el territorio de cada comunidad autónoma, siempre y cuando la autoridad competente de cada región foral lo determine en sus estatutos.

Hasta el momento, solo Navarra, La Rioja, Aragón, Asturias y País Vasco se han adherido a esta prohibición total, que frena al gen del turismo nacional. Sin embargo, muchas otras como Andalucía, Galicia, Castilla y León, Madrid, Extremadura y Murcia ya han confinado perimetralmente algunos de sus municipios y zonas básicas de salud, sin cerrarle la puerta a una valoración del cierre íntegro. Una situación que deja en punto muerto a las empresas de viajes y que sumerge a dichas compañías en una incertidumbre total para los próximos meses.

"Si las previsiones ya eran malas, ahora son nulas", añade a este medio el gerente de la Unión de Agencias de Viajes (UNAV), José Luis Méndez. Y es que, antes de estas nuevas medidas, los baremos de tal asociación ya calculaban la bajada de un 70% en ventas turísticas. Al igual que las empresas hoteleras de Málaga han calculado un declive de sus reservas del 22,5% al 17% en los meses de septiembre y octubre.

Asimismo, el desasosiego ante el desconocimiento sobre qué Comunidades Autónomas serán las que apliquen la clausura de sus fronteras, no proporciona datos fiables sobre las pérdidas económicas a las que tendrá que encararse tal sector, hasta el cese del estado de alarma, propuesto para el próximo 9 de mayo. Eso sí, el gerente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (AHECOS), Antonio Aranda, lo tiene claro: "Hay que aguantarse pero va a ser una ruina total y absoluta".

"Si no respiras te mueres pero si no comes, también", sentencia Méndez, al explicar que, para él, la lucha contra el Covid-19 es muy necesaria, sin embargo, estas limitaciones están acabando con el empleo de muchos trabajadores y comercios de la división turística. Para el administrador, "hay que empezar a convivir con el virus y tomar medidas sanitarias para combatirlo". Es decir, la pelea contra el coronavirus y la reactivación del turismo son compatibles, siempre y cuando se apliquen medidas que controlen la salud de los viajeros como, por ejemplo, realizar test antígenos en los aeropuertos.

Otro de los aspectos subrayados por los expertos es "el daño catastrófico de imagen que se hace el país (frente al turismo internacional) con la declaración de un estado de alarma para un periodo tan largo", como cuenta Porras. Pues el eco mediático que va a generar una noticia como esta va a "ahogar ese deseo de viajar que se está manifestando" en los turistas internacionales, que ahora solo pueden recurrir a las islas Canarias como destino "seguro".

De esta manera, el miembro de honor de la Mesa de Turismo se plantea si realmente un gobierno que "no supo prever la pandemia ni la segunda ola, tiene una capacidad de prever lo que va a pasar a partir del 9 de mayo". Y se une a la petición de la UNAV que busca la realización de pruebas sanitarias a los viajeros, como ya se hace en las naciones de "Alemania, Francia, Italia o Dubai" o en territorios como Canarias, con el fin de recuperar ingresos en las próximas Navidades.

Aunque en general el sector define la situación como "catastrófica", es difícil hacerse una idea de lo que ocurrirá durante el próximo puente porque las reservas, cuando las hay, son de última hora. Así, lo único que le queda a esta rama económica es una espera paciente y "mantener la estructura colectiva para ser capaces de reaccionar inmediatamente cuando la cosa mejore" y las ventas vuelvan a subir, como manifiesta Germán Porras.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.