El desabastecimiento de bebidas alcohólicas golpea a los bares: "He sido previsor y tengo para meses, otros no"

Beberse una Seagram's con tónica o un Absolut con limón en un bar o una discoteca españoles puede convertirse en las próximas semanas en un auténtico desafío. Algunas marcas de bebidas espirituosas, como ginebra, vodka, ron o whisky, han comenzado a escasear en los estantes de los bares nacionales a causa de un cóctel de factores, que mezcla el coste del transporte marítimo, el encarecimiento de las materias primas y el Brexit.

Estos problemas, que incluyen no solo ingredientes, sino también materiales vinculados a las bebidas espirituosas, como vidrio, cartón o corcho, llegan justo tras el levantamiento de las restricciones de aforo en la hostelería a causa de la pandemia de COVID-19 y antes de varios puentes. Estas complicaciones en el suministro, que no ha afectado a todos los locales por igual, no ha llegado, por ahora, a los supermercados y algunos hosteleros han recurrido a estos establecimientos para adquirir ciertas bebidas, según informan desde el sector retail.

Estas dificultades para conseguir existencias de algunos productos ya ha comenzado a notarlas Daniel Mosquera, propietario del Pub Folks, en A Coruña. Seagram's, Beefeater, Red Label y Absolut son las marcas que este empresario gallego está teniendo problemas para conseguir, lo que le ha obligado a decantarse por otras. "Donde más lo notamos es en las ginebras", señala, y apunta que tal vez esta coyuntura sirva para dar un impulso a firmas nacionales.

"A día de hoy, no creemos que la situación sea un problema. Cuando no tienes una marca, los clientes optan por otra. Además, nos tranquiliza que no es algo que nos ocurra solo a nosotros, sino que se trata de una circunstancia generalizada. La gente lo sabe y, si no, se lo explicamos. Si llegara a extenderse a muchos productos y nos quedáramos sin mercancía, sí nos preocuparía, pero no pensamos que eso llegue a ocurrir", confía.

Quien sí manifiesta su preocupación es Harvy Orozco, al frente de varios negocios de ocio y restauración en el corazón de Chueca, en pleno centro de Madrid. Hasta este lunes, no había tenido ningún problema de suministro en sus tres locales, pero, cuando por la tarde levantó el teléfono para hablar con su distribuidor, se llevó una desagradable sorpresa. "Me dice que hay un problema gravísimo de marcas y distribución de bebidas. No sabemos cómo vamos a actuar", reconoce.

La noticia ha cogido a este empresario a contrapié y tiene dudas sobre cómo gestionar la coyuntura. "Esto va a ser un lío, no sé dónde vamos a parar. Ahora, todo el mundo estará comprando bebidas a lo loco para tener reservas y yo voy a hacer lo mismo", lamenta. Y, ante las perspectiva de que el desabastecimiento pueda agravarse y se prolongarse, no quiere imaginar la posibilidad de que se alargue hasta las fiestas navideñas por el miedo a posibles pérdidas.

Para calmar los ánimos, el portavoz de España de Noche (Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos), Vicente Pizcueta, asegura a 20minutos, que la afección va a ser "relativa" porque en territorio nacional "se producen marcas buenas tanto de ginebra como de vodka, de ron y de whisky". Así, admite que pubs y discotecas pueden sufrir la falta de determinadas firmas "favoritas" por los "problemas del transporte internacional", pero "habrá alternativas".

Por su parte, Iván Losada, gerente del pub El Pirata, no ha querido quedarse sin existencias y ha recurrido a superficies de compra al por mayor para disponer de todas las marcas. Cuando los distribuidores lo avisaron hace tres semanas del desabastecimiento, no lo pensó dos veces y acudió a estos comercios para llenar los carros y el almacén: "Compré bastante cantidad y tengo para meses".

"Seagram's, Absolut, Johnny Walker, Jameson...", enumera las marcas involucradas el dueño de este local del madrileño barrio de Las Letras, al que sus proveedores le aseguraron que esta coyuntura se prolongaría un mes y medio aproximadamente. "A mí no me va a afectar porque he sido previsor, pero otros sí pueden tener problemas", añade, y confía en atraer a los consumidores fieles a una firma, mientras otros bares no puedan ofrecerla.

Más escéptico sobre este desabastecimiento global se muestra Antonio Cendra, dueño de la Sala Macao de Logroño, que cree que esta falta de suministro no es todavía un problema "real". "Nos han informado de que se iba a producir y ha habido complicaciones con alguna marca determinada, pero todavía no se está notando de forma generalizada. Se está generando una especie de psicosis ante lo que puede venir", advierte.

"Hay almacenado muchísimo género. Tiene que haber una auténtica marabunta para que se convierta en un problema, la gente tendría que volverse loca y hacer compras compulsivas que desestabilizasen el mercado", recalca, algo que duda. Y, de producirse, incide en la existencia de "otras muchas marcas de segunda línea" de gran calidad que pueden suplir a las otras.

En su caso, tuvieron algún problema puntual con Seagram's, que consiguieron solventar y no se ha vuelto a repetir. En este sentido, reconoce que puede haber dificultades con las casas matriz o establecimientos de venta mayorista, pero llama a los hosteleros a "explorar otras alternativas", como almacenes más pequeños. Estos últimos, destaca, pueden hacer llegar un determinado producto de una provincia a otra y solventar problemas de suministro.

No ha notado, por el momento, trabas para conseguir marcas de bebidas Carlos, el dueño de la madrileña discoteca Panda, que afirma haber realizado sin problemas el mismo pedido que hace quince días. En esta línea, resalta que no han hecho compras mayores para paliar un posible futuro desabastecimiento. "Estaremos alerta por lo que pueda pasar, pero las grandes distribuidoras saben cómo está el mercado, sea de vidrio o de bebida en sí. No creo que vaya a más, aunque no soy experto ni distribuidor, solo un punto de venta", considera.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.