La deuda pública cae por primera vez en cinco meses tras dispararse un 13,5% durante la pandemia

La deuda pública española frenó en abril su escalada por la pandemia y se redujo tras cinco meses consecutivos al alza. Según el último avance de datos publicado este viernes por el Banco de España, el pasivo español ascendió en abril a 1,389 billones de euros, 3,4 millones menos que el dato de marzo. De esta forma, la deuda pública alcanza su segundo registro más elevado de la historia, solo superado por los 1,392 billones del pasado marzo, que hasta ahora marcan el máximo.

La deuda pública se incrementó un 13,5% entre marzo de 2020 y abril de este año, impulsada –entre otros factores– por el aumento del gasto público en Sanidad y los ERTE, destinados a proteger el tejido productivo, y el desplome de la recaudación. En términos absolutos, la pandemia provocó un aumento del debe nacional de 164.780 millones de euros entre abril y marzo del año pasado.

El dato de abril supuso una reducción del 3,4% respecto al mes anterior, la mayor bajada registrada entre dos meses desde octubre de 2019. En marzo la deuda se había incrementado en 25.760 millones respecto a febrero, aunque el mayor repunte durante la crisis se produjo en diciembre de 2020, con una subida de 32.850 millones respecto a noviembre.

El saldo de la deuda del Estado cayó en abril a 1,203 billones, 7.000 millones menos que el pasivo acumulado en el mes anterior, mientras que la deuda de Otras Unidades de la Administración Central y de la Seguridad Social se mantuvo sin apenas variación.

Por contra, las comunidades autónomas y las corporaciones locales registraron sendos aumentos que compensan en parte la reducción en la deuda estatal. La deuda de las comunidades se elevó hasta los 310.480 millones de euros, una cifra que marca un nuevo máximo histórico para la administración autonómica. El incremento respecto a marzo fue de 3.200 millones.

En lo que respecta a las corporaciones locales -categoría que engloba a Ayuntamientos, diputaciones, cabildos insulares y a Ceuta y Melilla- la deuda se alzó en abril hasta 22.700 millones de euros, apenas seis millones más que el mes anterior.

Las corporaciones locales son la única entidad de las administraciones públicas que han reducido su deuda desde que comenzó la crisis por el coronavirus. Respecto a marzo del año pasado, su pasivo se redujo un 0,75%, mientras que el de las comunidades creció un 4%, el de la Seguridad Social un 55% y el de Otras Unidades de la Administración Central se disparó un 125,6%.

El freno en la escalada de la deuda tiene mucho que ver con la reactivación de la economía tras la mejora de las condiciones sanitarias. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) sostuvo en su Observatorio de Deuda publicado a finales de mayo que "el rebote de la actividad económica esperado en los próximos trimestres" indicaba que "posiblemente se haya alcanzado un techo en el corto plazo".

Sin embargo, la Airef advierte de que el nivel de partida de la deuda anterior al coronavirus, sumado al que ha generado esta crisis "sitúa la sostenibilidad de las finanzas públicas en una posición de gran vulnerabilidad", aunque en un entorno de financiación "inmejorable".

En esa misma línea, la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, recordó este viernes que, aunque las actuales condiciones de los mercados financieros son positivas, la deuda "puede ser un lastre para generaciones futuras", que son quienes tendrán que abonarla.

En una intervención en el Cercle d'Economia recogida por la agencia EFE, Calviño ha explicado que España deberá emitir unos 150.000 millones de euros de deuda pública para responder a los gastos derivados la pandemia, un volumen de deuda "impresionante", pero sostenible gracias a las buenas condiciones de los mercados financieros.

La ministra ha añadido que este contexto positivo "no nos tienen que llevar en absoluto a la complacencia". Por ello, prevé que la ratio de deuda pública sobre el PIB, que se situó en marzo en torno al 125%, "empiece a bajar ya en 2021, gracias sobre todo al impacto cíclico del enorme crecimiento económico que esperamos se produzca este año".

De esta manera, España retomará la senda descendente que le permita reanudar el proceso de consolidación fiscal en el que estaba inmersa en los últimos años y que se truncó con la llegada de la pandemia, ha concluido la ministra.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.