La DGT y los examinadores de Tráfico acercan posturas para desconvocar la huelga

CARLOTA CHIARRONI

Examinadores de la DGT en huelga

El problema viene de lejos, pero por fin se han dado pasos para acercar posturas. Como ya anunció Juan Ignacio Zoido en el Congreso, la DGT y los examinadores de Tráfico, en huelga indefinida desde el pasado mes de junio, se han sentado este martes a la mesa de negociación con un objetivo claro en mente: buscar una solución para poner fin al conflicto, que ya ha afectado a más de 170.000 pruebas prácticas del carné de conducir, de acuerdo con las cifras del Ministerio del Interior, y a más de 220.000, según la Confederación Nacional de Autoescuelas. Un encuentro que se ha producido tres meses después del último, el pasado 22 de agosto. 

En las más de cuatro horas de reunión, el Comité de Huelga, encabezado por la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), ha presentado una propuesta a los representates públicos, según ha podido conocer 20minutos.es. La contrapropuesta de la DGT tendrá que ser aprobada por el colectivo, integrado por unas 780 personas. Ellos son los únicos capaces de desconvocar la huelga, que se mantiene viva hasta que no se alcance un acuerdo definitivo.

Las dos partes han asegurado después de esa reunión que se han acercado posturas, pero que "quedan importantes detalles por cerrar". "La contraoferta de la DGT contiene una parte económica y otra de mejoras profesionales", detallan en un comunicado los examinadores. Ambas partes tendrán que seguir negociando en los próximos días.

¿Qué piden los examinadores?

Las discrepancias entre los examinadores de Tráfico y la DGT se conocen desde 2008, año en el que se subió el complemento específico y la categoría a los puestos de ventanilla, equiparándolo casi al de los examinadores. Fue entonces cuando el colectivo reclamó también una subida para que su categoría se equiparara a un nivel de funcionario C1, que es el que marca la legislación europea, con el correspondiente aumento del complemento específico. Un asunto que el Gobierno se comprometió a cumplir en 2015.

La situación, que se mantuvo igual a pesar de esa firma entre las partes implicadas, se tensó el pasado junio. Ese mes arrancó la huelga idenfinida que afecta solo a las pruebas de circulación del carné de conducir, de manera que los alumnos que se presentan los lunes, martes y miércoles no saben con certeza si podrán presentarse al examen hasta unas horas antes, cuando se les comunica si su examinador se acoge o no a la huelga, lo que ha colapsado las listas de espera y ha supuesto el cierre de decenas de autoescuelas en territorio nacional.

Los examinadores reclaman, en concreto, mejoras profesionales pero su prioridad es una subida de 250 euros al mes del complemento específico por las "características especiales" de su puesto, tal y como comentó a este medio Ángela Arias, vocal de la directiva Asextra. Pero estos últimos meses el Gobierno y la DGT han mirado hacia otro lado al sostener que no tienen competencias para hacerlo. Autoescuelas —que hablan de "crisis" en el sector y de pérdidas millonarias— y aspirantes a conductor son los más afectados por un conflicto encallado que ahora, parece, está más cerca de solucionarse.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.