Encontrada una segunda señal cósmica de radio rápida repetida de origen misterioso

EUROPA PRESS

  • Desde que se conocen estos fenómenos, sólo se había encontrado un caso repetido.
  • Su origen es misterioso, y los científicos barajan desde la colisión de estrellas de neutrones hasta la inteligencia extraterrestre, pasando por la naturaleza cuántica del universo.

Telescopio CHIME

Un grupo de científicos con base en Canadá ha detectado una segunda ráfaga de radio rápida (FRB) repetida, un fenómeno astrofísico de origen desconocido más allá de la certeza de su procedencia extragaláctica.

Las ráfagas de radio rápida son pulsos muy energéticos de radiación electromagnética fugaz de una duración promedia de unos pocos milisegundos. Fueron detectadas por primera vez en 2007 por el investigador Duncan Lorimer y por su estudiante David Narkevic, quienes publicaron el hallazgo en la revista Science, por lo que ocasionalmente reciben el nombre de ráfagas Lorimer; aunque, desde este primer hallazgo, los investigadores han podido detectar muchas más.

Una de ellas, bautizada como FRB 121102, presentaba una característica muy peculiar; se repite con los mismos parámetros (en particular, uno denominado dispersión de plasma). Precisamente, esta señal permitió a los investigadores acercarse un poco más a comprender el origen del fenómeno, llegando a inferir que en este caso particular, la ráfaga procedía con bastante probabilidad de un objeto celeste situado a unos 3000.000.000. millones de años luz de la tierra, lejos de los límites exteriores de la Vía Láctea. La cantidad de dispersión que muestra, adicionalmente, sitúa a sus fuentes en lugares bastante particulares del cosmos, con campos magnéticos especialmente poderosos.

La nueva ráfaga, llamada FRB 180814 ha sido detectada como resultado del Experimento Canadiense de Cartografía de la Intensidad del Hidrógeno (CHIME, por sus siglas anglosajonas), y podría demostrar que la repetición que mostraba FRB 121102 no se trata de un caso único, sino que hay más; lo que podría acercar a los investigadores a la todavía misteriosa génesis de estos fenómenos.

Entre las hipótesis sobre sus causas, se baraja la posibilidad de que provengan de la colisión de cuerpos especialmente densos, como estrellas de neutrones o agujeros negros; otro origen propuesto se remonta hasta el universo temprano, en las interacciones de cuerdas cósmiscas (que serían defectos unidimensionales formados durante una fase de ruptura de simetría en el universo primigenio; es decir, una fase en la que pequeñas fluctuaciones determinaron ciertas particularidades del universo durante un cambio de estado físico) con el plasma que llenaba el universo. Esta hipótesis serviría de apoyo tanto a la teoría de cuerdas como a la teoría cuántica de la gravedad.

Se ha especulado, igualmente, sobre un origen artificial de estos estallidos, que según esta hipótesis, habrían sido provocados por una inteligencia extragaláctica.

Los resultados del estudio han sido publicados en la revista Nature, y presentados ante la Sociedad Astronómica Americana.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.