España descarta endurecer el confinamiento mientras Italia lo ampliará tras superar en muertos a China

El Gobierno ha descartado por ahora endurecer las actuales condiciones de confinamiento por el estado de alarma para frenar la epidemia del coronavirus en España, que ha causado ya más de mil muertes en España y ha infectado a casi 20.000 personas. Mientras tanto, Italia tiene sobre la mesa varias medidas para endurecer las prohibiciones y ampliar las restricciones de movimiento más allá del 3 de abril.

Y es que Italia ya se ha convertido en el país del mundo con más víctimas mortales por el coronavirus, un total de 3.405, superando a China, el lugar donde se originó la pandemia.

En una rueda de prensa telemática desde el Palacio de la Moncloa, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recordado que "las medidas de confinamiento tomadas por España son las más duras de Europa e incluso del mundo", de ahí que se descarte un endurecimiento, y ha asegurado que, "si se cumplen a rajatabla, nos ayudarán a derrotar el virus".

"Cumpliendo estas medidas pensamos que estamos en condiciones de vencer al virus", ha insistido Illa, aunque ha señalado que "naturalmente estudiaremos todas las medidas y sugerencias que nos lleguen y, si en algún momento pensáramos que son necesarias, las adaptaríamos".

Illa ha recordado que las medidas del estado de alarma están vigentes durante 14 días, ha subrayado que este sábado "llegan al ecuador" y ha advertido de que la "segunda parte es difícil y es dura".

"Van a ser días complicados porque veremos un incremento de casos" hasta que se alcance la cima y "consigamos doblegar la curva", ha enfatizado el ministro Illa.

También se ha referido a la orden ministerial sobre las medidas que se deben adoptar en las residencias de ancianos, que ha dicho que son un "foco de atención prioritaria, porque las personas mayores que están en estos recinto son un colectivo frágil".

Tras recordar que la orden decreta "el cierre de las que sea posible cerrar", así como el aislamiento de las personas contagiadas, el ministro ha reclamado al colectivo que trabaja en los centros de mayores que "siga al pie de la letra las indicaciones" y que extreme todas las medidas de precaución y reduzcan al máximo sus contactos sociales.

Las últimas cifras sobre la pandemia en el país transalpino, las correspondientes al jueves, mostraron que los contagios no se paran, con más de 33.000 personas actualmente positivas -tras registrarse 2.600 más en 24 horas- y 427 nuevos fallecimientos, casi todos en Lombardía, una región donde la situación es catastrófica.

El presidente de esta región, Attilio Fontana, presiona al Ejecutivo de Giuseppe Conte para que se endurezcan las normas de aislamiento social que tienen confinados a los italianos desde hace casi dos semanas, y ha pedido el despliegue del ejército en sus calles.

"La presencia de los militares tiene un gran efecto de disuasión. Uno se lo piensa dos veces antes de salir a la calle cuando ve pasar una patrulla del ejército", ha dicho este viernes Fontana, en una entrevista radiofónica.

El despliegue del Ejército es una de las solicitudes que los presidentes regionales y alcaldes han puesto sobre la mesa del primer ministro para que se aprueben restricciones más drásticas que obliguen a los ciudadanos a quedarse en casa, ante las constantes denuncias de que mucha gente se salta las normas.

El ministro de Defensa, Lorenzo Guerini, ha confirmado la "plena disponibilidad" para que los militares participen en la gestión de esta emergencia.

Lombardía también quiere que se reduzcan aún más los motivos permitidos para salir de casa -actualmente se puede para trabajar, comprar alimentos o medicinas o una razón de emergencia- y que se prohíba expresamente salir a hacer deporte o pasear.

Entre las distintas propuestas que el Gobierno italiano tiene sobre la mesa para un nuevo decreto están el cierre de los supermercados -de los pocos negocios abiertos- los domingos o todo el fin de semana, o que se reduzcan los horarios de apertura, y que se clausuren también otras actividades aún abiertas como fábricas.

El Ministerio de Educación ya da por hecho que los colegios y Universidades no reabrirán sus puertas el 3 de abril, como marca el actual decreto, y aunque su titular, Giulia Azzolina, ha dicho que los alumnos no perderán el curso -se estudia en línea- ya ni siquiera se descarta que no vuelvan a clase hasta septiembre.

El primer ministro ya adelantó este jueves que las limitaciones serán "inevitablemente" prolongadas más allá del 3 de abril.

La situación es especialmente grave en Lombardía, la región del norte motor económico de Italia.

A las afueras de Bérgamo, la zona más golpeada por la pandemia, se está construyendo un hospital de campaña que tendrá capacidad para unas 230 camas, varias de ellas para cuidados intensivos, y una sección de urgencias, y se espere que esté activo en tres o cuatro días.

Para este sábado se espera la llegada de un grupo de 53 médicos y enfermeros cubanos para ayudar en esta región, tras el llamamiento de sus autoridades por la escasez de personal en los hospitales y el contagio de muchos de ellos.

Se sumarán a la decena de médicos chinos que llegaron este miércoles a Milán y que serán enviados al hospital de campaña de Bérgamo.

En la capital regional, Milán, la situación empeora y este jueves, en un solo día hubo 634 nuevos casos, como advierte el jefe de enfermedades infecciosas del hospital Sacco, Massimo Galli.

En una entrevista a la agencia Efe, ha explicado que el rápido crecimiento de contagiados se explica porque "las personas que llegan ahora a los hospitales se infectaron antes de entrar en vigor las medidas de confinamiento".

También se está habilitando un gran hospital de campaña "con muchas camas de reanimación", las más colapsadas estos días.

Otra experta, Susanna Esposito, presidenta de la Asociación Mundial de Enfermedades Infecciosas y Desórdenes Inmunológicos, afirma que en Italia "hay demasiadas muertes por Covid-19" y que el diagnóstico temprano es fundamental.

Aboga por "cambiar los criterios de las pruebas de detección para ampliarlas a todas las personas con síntomas similares a los de la gripe" y "realizar controles de rutina al personal de salud, así como hacer la prueba a todos los contactos asintomáticos de las personas que resultaron positivas".

Constató que actualmente en cuidados intensivos muere el 20% de los enfermos mayores de 70 años y el 30% de los mayores de 80 años", por lo que el diagnóstico temprano es básico para iniciar la terapia farmacológica antiviral en la fase inicial de la enfermedad.

En las regiones más al sur, como el Lacio, la epidemia está más contenida aunque creciendo -son 823 casos y 38 fallecidos- y este viernes se informó de que dos conventos de Roma han sido aislados después de que unas sesenta religiosas hayan resultado contagiadas con el coronavirus.

La región de Apulia, en el sur, ha denunciado que muchos padres y abuelos se han contagiado del coronavirus cuando numerosos estudiantes huyeron de Milán justo antes del cierre de esta ciudad.

El 15% de ellos emprendieron el viaje con fiebre, según los datos de los controles de temperatura que se hicieron en las principales estaciones de ferrocarril de la región.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.