Estos drones identifican las mejores zonas para plantar tras un incendio forestal y dejan caer allí paquetes de semillas

En España, cada año, los incendios forestales acaban con unas 100.000 hectáreas. Unas cifras equivalentes a 200 campos de fútbol y que van en aumento por la acción del hombre y el cambio climático, con unos siniestros que son cada vez más devastadores.

Para acabar con este problema, una de las soluciones está en los drones como una opción para reforestar los bosques. Las primeras pruebas con estos dispositivos ya se están llevando en Estados Unidos de la mano de la empresa DroneSeed.

Esta start-up ha colaborado en la reforestación del bosque que ardió en la Columbia Británica en 2017 con más de medio millón de nuevos árboles. De esta forma, se consigue además acelerar el tradicional proceso y se lleva a cabo con una mayor precisión.

A pesar de que los bosques son capaces de recuperarse de las llamas por sí solos, en los 20 incendios que ocurrieron en el Complejo de la Meseta de Plateau Complex, fue tanto el calor que se generó, que en muchos de estos lugares no fue capaz de sobrevivir ninguna semilla.

Gracias a estos drones se pretende acelerar el proceso de recuperación de los bosques, cubrir muchos más espacios, llegar a zonas que son más inaccesibles y hacer uso de métodos más eficaces que utilizan la Inteligencia Artificial.

El método tradicional de reforestación consigue una media de entre 1.000 y 3.000 árboles al día mientras que con la tecnología de Drone Seed, no se pretende suplantar el trabajo manual, pero sí que tienen como objetivo ser un complemento gracias a los ‘enjambres’ de hasta seis drones que usa la compañía.

Cada uno de estos dispositivos es capaz de captar imágenes más allá de lo visible gracias a un radar láser y una cámara multiespectral. Con estas dos tecnologías, se realiza una cartografía en 3D del territorio dañado para que el dron identifique los lugares en los que mejor van a crecer las plantas.

Una vez que el dron ha identificado el terreno, cada uno cuenta con semillas, nutrientes y disuasores naturales de plagas, todo ellos almacenado en unos paquetes biodegradables, con el fin de que los árboles obtengan todo lo necesario para crecer.

Los drones también son utilizados por la compañía para rociar con pesticidas y acabar con las malas hierbas en algunos puntos. Esto es porque después de un incendio, suelen aparecer algunas plantas invasoras en el suelo calcinado.

Con esta tecnología, se pretende reducir el gasto del proceso de reforestación hasta un 50% y además, gracias a esto, un mes después del incendio ya se puede actuar, ya que en esas condiciones, un trabajador todavía no puede acceder al terreno.

La primera ronda de plantación ha tenido lugar en la Columbia Británica y se han lanzado un total de 10.000 vainas por cada hectárea de tal forma que se han cubierto un total de 52, pero los resultados definitivos del proyecto llegarán el año que viene.

Los datos que se obtengan servirán para ayudar en futuros estudios sobre la siembra de drones y además se pretende que estos dispositivos se puedan aplicar en otros aspectos como vigilancia en carreteras o entrega de medicamentos.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.