Expertos reclaman una regulación del 'greenwashing' a nivel europeo para que las empresas "sean responsables"

El Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM) ha acogido este martes el Foro de Expertos Confilegal, titulado Greenwashing: consecuencias de la nueva directiva europea, centrado en el impacto que tendrá la Directiva Europea 2024/825 para proteger a los consumidores de prácticas desleales en la transición ecológica. Durante el evento, los expertos han coincidido en la urgencia de implementar medidas que permitan avanzar en la regulación y erradicar el greenwashing, según destacan en un comunicado.

El acto fue inaugurado por José Ignacio Monedero, secretario de la Junta de Gobierno del ICAM. La mesa de expertos estuvo compuesta por Leonnie Timmers, abogada asociada sénior de ESG en Herbert Smith Freehills; Nico Ordozgoiti, miembro de Creatives for the Future; Marta Montojo, periodista de EFE Verde; y Alejandro Tercero, director de Consumidor Global.

También conocido como 'ecopostureo', el greenwashing consiste en una estrategia que emplean algunas empresas para aparentar ser más respetuosas con el medioambiente, aunque realmente no lo son. Por ello, es considerada una práctica desleal que conlleva sanciones económicas severas para las compañías que incurren en ella.

Esta práctica no solo daña a los consumidores, sino que también perjudica a las empresas que sí han implementado prácticas sostenibles en sus modelos productivos. Varios países europeos ya han abordado el greenwashing con normativas específicas, sanciones y prohibiciones, algo que también se ha desarrollado en otros lugares del mundo. En España, hay casos abiertos pendientes de resolución.

"En Europa nos gusta mucho regular", ha admitido Leonnie Timmers, y que por eso ya existe una abundante legislación sobre la materia. Sin embargo, la norma incluye nuevas obligaciones que a su juicio son fundamentales: la prohibición de omitir información material o de publicar aquella que no sea verdadera, la obligación de respaldar las informaciones sobre sostenibilidad basándose en datos, o el añadido de un listado con prácticas desleales. Timmers confía en la legislación, pues al aumentar los requisitos "cada vez es más difícil hacer greenwashing".

Por su parte, Nico Ordozgoiti ha destacado que ya no es tan sencillo engañar a los consumidores y que las grandes marcas, debido a su influencia social, deberían adelantarse a la legislación. Así, ha planteado la posibilidad de que las empresas energéticas estén intentando "retrasar la transición a las energías renovables", a pesar de tener iniciativas verdes.

Los consumidores no están "concienciados"

La normativa hasta ahora vigente ha resultado insuficiente, pues en los últimos 20 años apenas se han retirado unas pocas campañas de publicidad engañosa en materia de sostenibilidad medioambiental. Marta Montojo se ha mostrado optimista con la nueva regulación, ya que "hay mucho greenwashing" y percibe una "respuesta y concienciación social".

Sin embargo, Alejandro Tercero ha discrepado, afirmando que los consumidores "no están especialmente concienciados" y que muchos asumen que los mensajes publicitarios son falsos. Ordozgoiti ha compartido esta visión y ha apelado también a la desconfianza general de la sociedad hacia la publicidad.

Para finalizar el evento, los expertos han debatido si la nueva directiva simplificará la vida de los ciudadanos europeos o si representará complicaciones para las empresas. Todos han coincidido en que los cambios son esenciales. "La nueva directiva hará que las empresas sean responsables. Muchas no hacen greenwashing a propósito, ya que es un tema complejo, pero esta regulación podrá ayudarles", ah resumido Alejandro Tercero.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.