Ferrari entra en pánico tras el desastre de la clasificación de Austria: ni motor, ni aerodinámica, ni buen ambiente

Si hay que señalar unos protagonistas negativos de las primeras jornadas de Fórmula 1 de 2020 estos son, sin duda, los hombres de Ferrari.

El pobre rendimiento mostrado durante las sesiones de libres quedó patente en una clasificación en la que se confirmó que el SF1000 es un monoplaza con serios problemas, ante los que sus pilotos poco pueden hacer.

No hay un solo elemento del equipo rojo que funcione en condiciones. El motor, que otrora era su gran orgullo, ha quedado notablemente señalado después del resultado no tanto de los propios Charles Leclerc y Sebastian Vettel, que también, sino por el resultado de los coches a los que suministran.

Los Haas de Romain Grosjean y Kevin Magnussen parten 15º y 16º, algo que en su caso se puede justificar por la idiosincrasia de este equipo, pero no tanto así los Alfa Romeo de Kimi Räikkönen y Antonio Giovinazzi, que saldrán 18º y 19º, con sólo un Williams, el del debutante Nicholas Latifi, por detrás. Cuatro de los seis coches motorizados por Ferrari están en las últimas tres filas de la parrilla de este domingo.

En un circuito que cuenta con dos grandes rectas, los propios coches rojos no sólo no han estado entre los mejores, sino que son los más lentos. En el punto de toma de velocidad punta, el speed trap, Charles Leclerc ha alcanzado 314.0 km/h y Sebastian Vettel, 314.1 km/h. Lewis Hamilton, en el mismo punto, 323.4 km/h. Irónicamente, en ese 'speed trap', las velocidades máximas las han marcado los Alfa Romeo: 325.3 km/h ha alcanzado Giovinazzi. Ahí es donde entra en juego la aerodinámica.

Durante la pretemporada ya se vio que el SF1000 no tenía un buen balance aerodinámico. En este circuito, además, se ha visto maximizado con un reglaje en el que han tenido que añadir una carga extra en los alerones para ser más rápidos en las curvas lentas e intentar paliar los problemas de punta en las rectas.

Como apunta el analista David Plaza en el portal Motor.es, este mismo problema tenía el McLaren MCL33 que llevó Fernando Alonso en su última temporada (de momento) en la Fórmula 1: a un coche con una deficiente aerodinámica se une un motor con menos potencia de la deseada, en parte, por el acuerdo privado con la FIA por el que se han librado de un castigo mayor.

La manera en la que se ha gestionado la salida del equipo de Sebastian Vettel tampoco ayuda a que puedan solventar estos problemas o, al menos, reducir daños hasta que en Hungría, tercera carrera del Mundial, traigan las novedades anunciadas.

El alemán afirmaba en la previa del GP de Austria que a él no habían llegado ni a ofrecerle un contrato, sino que directamente le anunciaron que le echaban del equipo para 2021, para poner en su lugar a Carlos Sainz. Esta versión de los hechos ha enrarecido el ambiente, ya de por sí tenso, en la Scuderia durante el fin de semana.

En medio se encuentra un Charles Leclerc que admite que lo ve muy crudo para este domingo, y no espera ningún milagro. "Es donde estamos ahora", se resignaba el monegasco, poleman aquí en 2019 que saldrá 7º.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.