La fidelidad de voto del PSOE se tambalea: cae 10 puntos en solo tres meses

La fidelidad de voto del PSOE se tambalea y ha caído casi 10 puntos en solo tres meses, según el CIS. Si en marzo el 73% de los que votaron a los socialistas en las últimas elecciones aseguró que volvería a elegir la papeleta del PSOE, en mayo ese porcentaje había caído al 63,8%.

Las últimas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) arrojan una fuga sostenida de los antiguos votantes socialistas en un contexto político de desgaste del Gobierno de Pedro Sánchez que coincide además con la llegada de Alberto Núñez Feijóo al liderazgo del PP.

De hecho, la estimación de voto del barómetro de mayo es prácticamente de empate técnico entre el PSOE y el PP. El CIS calcula un 30,3% de los votos para el PSOE y un 28,7% para el PP.

Una diferencia que, si se tiene en cuenta el margen teórico de error que reconoce el propio instituto que dirige José Félix Tezanos del más/menos 1,5%, refleja una igualdad de facto entre los dos principales partidos.

Empate que se confirma en el voto directo, es decir, sin la "cocina" del CIS, con un 20,8% para ambas formaciones. Es en este punto, es decir, cuando se pregunta a los ciudadanos por qué partido votarían si hoy se celebraran elecciones, cuando la huida del votante socialista y el retorno al PP es aún más patente.

Mientras en el PSOE ven cómo pierden 10 puntos de sus antiguos votantes, en el PP observan justamente la contrario, el regreso de quienes le fueron abandonando en los últimos años.

De hecho, el PP ya es el partido con mayor fidelidad de voto de todo el espectro político, incluso por delante de Vox, que solía estar en cabeza.

En la encuesta de marzo, un 71,8% de los votantes que votó a Pablo Casado en noviembre de 2019 aseguró que repetiría por el PP, porcentaje que ha subido al 80% en mayo, ya con Feijóo ocupando despacho en la sede Génova.

Pese a la amenaza de Vox a su derecha, solo un 8% de sus votantes optaría ahora por el partido de Santiago Abascal, y apenas un 0,8% por el PSOE.

Por contra, sí se observa un importante trasvase de votos desde Vox al PP, del 14,8% e, incluso del PSOE hacia los 'populares' del 5,6%.

Todo ello sin contar con la fuga masiva desde Ciudadanos. Casi la mitad de los antiguos votantes del partido de Inés Arrimadas votarían ahora por Feijóo y solo un 13,3% repetirían por el partido naranja, confirmando así su imparable declive.

A pesar de la importante fuga desde Vox al PP, el partido de Abascal mantiene un votante fiel -un 77,7% repetirá papeleta- y con el mayor número de seguidores con el voto ya decidido.

Vox tiene el porcentaje más bajo de indecisos entre las principales formaciones, de solo el 3,7%.

Justo lo contrario de lo que le ocurre a Unidas Podemos, que recibe malos presagios en este último barómetro en medio del proceso de "escucha" de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, para articular una nueva propuesta política a la izquierda del PSOE.

Apenas la mitad de sus antiguos votantes, un 53%, dice que repetirá la papeleta morada y un 16,8% optará por la del PSOE. Un nada despreciable 10,7%no lo tiene decidido todavía.

Más allá de las preferencias de voto, la opinión que tienen los ciudadanos de los diferentes líderes políticos también refleja un cierto cambio de ciclo.

Pedro Sánchez obtiene un 4,28 y solo aprueba entre los votantes del Gobierno de coalición, con una nota de 6,29 entre los socialistas y un 5,67 para los de Unidas Podemos.

Feijóo tampoco aprueba entre el conjunto de votantes, aunque saca mejor nota que Sánchez, con un 4,66 sobre 10.

Entre los votantes del PP, Feijóo saca mucha mejor nota que Sánchez entre los socialistas, un 7,02, y también obtiene un aprobado entre los votantes de Vox, con un 5,66 sobre 10.

Yolanda Díaz es la única que llega al aprobado entre el conjunto de los ciudadanos, con un cinco raspado, un 5,05 sobre 10, nota que se dispara al 7,45 para los que eligieron la papeleta de Unidas Podemos en las pasadas elecciones generales.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.