Final feliz para Sara García en el Dakar: lo empezó con un positivo en Covid y lo acaba con una petición de matrimonio

Uno de los momentos más especiales de todo competidor del Dakar es la última etapa. Acaben como acaben, sean vencedores o no, llegar a la meta les permite decir que han completado el raid más duro del mundo y por eso es un momento que se retransmite en directo. Todos y cada uno de los que pisan el estrado reciben una medalla por haber acabada la prueba.

La zamorana Sara García se llevó, además, otra joya: un anillo de matrimonio. Cuando estaban siendo presentados su novio, Javi Vega, y ella por David Castera, director del Dakar, el joven sorprendió a todos los presentes abriéndose el mono para coger algo de un bolsillo interior. Ante la mirada atónita de su compañera y de todos los presentes, se sacó un anillo, hincó la rodilla y le pidió que se casara con ella. No podía articular palabra.

Ambos no sólo son pareja, sino que han completado juntos otro Dakar en una de las categorías más difíciles, la 'Original by Motul', que es sin asistencia ni apoyo de ningún equipo. Solos los dos han tenido que hacer de mecánicos, pilotos y, muchas veces, psicólogos para soportar las durísimas condiciones del raid.

Las lágrimas de alegría de García al recibir el anillo, que le dejó sin palabras, no sólo se deben al momento en sí, sino a la tensión que ha tenido que pasar en el último mes. Días antes de que arrancara el raid, la española (que ya llevaba una semana en el hotel confinada para evitar contagiarse de Covid) dio positivo. Vega, en cambio, daba negativo.

La situación sobrepasó totalmente a la piloto zamorana. Entre lágrimas, explicaba en varias entrevistas que no entendía cómo se había contagiado porque había guardado todas las medidas de seguridad en su mano. Especialmente resultaba extraño no sólo su positivo sino el negativo de su novio, con el que había compartido habitación y cama durante esa cuarentena preventiva. "Llevo muchas horas encerrada en una habitación de hotel, con la compañía de un gran nudo en el estómago y una palabra retumbando en mi cabeza: Positivo", contaba en el post de instagram donde anunció su contagio.

Sin embargo, el destino quiso que lo superase sin muchos problemas. Tras dos PCRs consecutivas en las que dio negativo, apenas 24 horas antes del prólogo del Dakar, pudo tomar la salida. A partir de entonces, cientos de kilómetros de dunas, tierra, frío, dolor y sufrimiento que compartió con su mejor socio, un Javi Vega que también será su marido. Juntos llegaron a la meta del Dakar y, en breve, también al altar.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.