Del fondo del mar al fondo de armario o al armario mismo: Ecoalf y Nagami apuestan en por reciclar plástico para textil y mobiliario

El consumo medio de prendas de vestir es de unos 15 kilos al año y los mares están contaminados por unos 150 toneladas de plástico. Estas dos cifras, sin aparente relación, encuentran un vínculo especial en la manera en que podemos consumir ropa y otros artículos como mobiliario, con una apuesta que, si bien necesita un cambio de mentalidad, ya se traduce en apuestas industriales, como la que han hecho dos empresas españolas, Ecoalf y Nagami, que este viernes han expuesto en Segovia su visión de cómo es posible reciclar el plástico para hacer una moda y un diseño más sostenible.

Los fundadores de Ecoalf, Javier Goyeneche, y de Nagami, Manuel Jiménez, han conversado de sus experiencias empresariales relacionadas con el reciclaje en el foro sobre innovación y sostenibilidad "Segovia thinks for future" organizado por la Fundación Caja Rural de Segovia, moderados por la periodista Ana de Santos, autora del libro Vivir sin huella y fundadora de la asociación medioambiental Oxígeno Azul. Coincidiendo con el Día del Alcázar, la jornada ha contado con la presentación de obras hiperrealista sobre cómo se verían el Alcázar o el Acueducto asediados por los kilos de plásticos que cada año lanzamos al mar y que en muchos casos provienen de las toneladas de prendas de ropa que se fabrican y compran para que sus dueños se las pongan menos de una decena de veces.

"Al usar una prenda solo 5 veces, producimos un 400% más de CO2 que si la usamos 50. La industria de la moda es una de las más contaminantes en cuanto a generación de emisiones de CO2 y consumo de agua. Sin embargo, no tiene por qué ser así", ha afirmado Goyeneche, que tras tras fundar en 2005 la marca de bolsos y accesorios Fun&Basics, en 2013 dio un paso más en línea con su inquietud sobre la sostenibilidad de la industria de la moda y creó Ecoalf, que se olvida de la "fast fashion" para crear prendas sostenibles, elaboradas a partir del reciclaje y más duraderas. Acaba de recibir el premio "The Pitti Immagine Uomo Award 2024", el 'Óscar de la moda' que demuestra que un negocio sostenible puede ser reconocido.

"Cada uno de nosotros tiene el poder de decir 'no' al consumo excesivo y comprar de forma más responsable y consciente, con ropa que sea atemporal, de alta calidad, reciclada, con diseño ecológico, monomaterial y reciclable", ha asegurado de su experiencia en Ecoalft, que apuesta "por productos atemporales y de calidad frente a cantidad", incluso en contra de la lógica comercial de nuestros días, incluso aunque "implique perder ventas". "No participamos en promociones ni en campañas comerciales como Black Friday basadas en modelo de compra impulsiva que genera mucho residuos", ha asegurado.

La oportunidad industrial que existe en un consumo más responsable y duradero y en el reciclaje de plásticos y otros residuos no solo existe en el mundo de la moda textil, también en el más amplio del diseño y ambos pueden coexistir, como demuestra el estudio Nagami, con sede en Ávila y dedicado la creación de mobiliario 3D de gran formato a base de plástico reciclado. Uno de sus fundadores, Manuel Jiménez ha dejado clara este viernes en Segovia las oportunidades y la rentabilidad que ofrece la economía circular.

"La sostenibilidad es un modelo de negocio rentable, un nuevo lujo que aporta valor. Existe una revolución con el reciclado, sobre todo en el terreno de la moda, que ha llevado a asociar el reciclaje como un valor añadido de mayor nivel, incluso de mayor calidad", ha asegurado sobre un nuevo santo y seña que ya siguen marcas como Dior o Gucci.

La tendencia no solo existe ya en la ropa, sino que está empezando a llegar al mobiliario y a la arquitectura, como experimenta Nagami, de cuyas instalaciones de 4.000 metros cuadrados en Ávila ha el mobiliario que simula un glaciar en una tienda de Ecoalf, taburetes, sillas y mesas en el Teatro Pereira de Ibiza o para tres espacios en la última edición de Casa Decor. Jiménez también ha destacado el diseño del pabellón de Telefónica del Mobile World Congress. "Se trataba de un mobiliario temporal del que nos responsabilizamos, recogiendo el material y reciclándolo en nuestras propias instalaciones. No podemos seguir fabricando objetos con un final de vida y que después se convierten en basura", ha recalcado.

Cansados de camisetas a 5 euros

Estas dos empresas dejan claro que existe un ecosistema industrial y comercial para la economía circular, la sostenibilidad y el reciclaje del plástico que, de otra forma, seguirá anegando los mares, pero para que el círculo esa completo hace falta también un cambio de mentalidad, que estos conceptos se asienten cada vez más entre los consumidores.

“Muchas veces pensamos que no somos importantes y que nuestros gestos individuales no cuentan, pero como consumidores somos fundamentales", ha asegurado De Santos, que considera que la sostenibilidad tiene tres bases, "ambiental, social y económica" y que "sin las tres, los cambios no se pueden sostener en el tiempo",

"Hasta ahora, hemos ahorrado comprando a menor precio, pero el nuevo consumidor está dispuesto a pagar un poco más sabiendo que va a durar en el tiempo. Nos hemos cansado de las camisetas a 5 euros que no duran, que se realizan mediante explotación infantil y que causan desastres medioambientales como el de Atacama, donde mandamos lo que ya no nos sirve”, ha remachado.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.