Las formas en la que los astronautas se preparan para ir al espacio podrían beneficiar a los pacientes de cáncer

Durante el vuelo espacial, los astronautas experimentan un estrés físico similar al de los pacientes con cáncer que se someten a tratamientos como quimioterapia, inmunoterapia y terapia dirigida. En un comentario publicado en la revista Cell, los investigadores sugieren que al imitar el horario de ejercicio de un astronauta de la NASA antes, durante y después de una misión, los pacientes con cáncer podrían reducir el impacto a largo plazo que sus tratamientos a menudo tienen en sus cuerpos."Fue sorprendente cuando observamos las similitudes entre los astronautas durante el vuelo espacial y los pacientes con cáncer durante el tratamiento. Ambos tienen una disminución de la masa muscular y tienen desmineralización ósea y cambios en la función cardíaca", asegura la autora principal Jessica Scott, investigadora de Fisiología del Ejercicio en Servicio de Oncología del Ejercicio del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering.Las similitudes también se extienden a la función cerebral: "Los astronautas pueden obtener algo llamado niebla espacial, donde tienen problemas para concentrarse o se olvidan un poco. Eso es muy similar a lo que experimentan algunos pacientes con cáncer, que se llama quimioterapia cerebral", añade.A pesar de síntomas similares, los astronautas y los pacientes con cáncer a menudo reciben consejos muy diferentes sobre cómo cuidar sus cuerpos. Los astronautas deben hacer ejercicio antes de su misión, mientras que los médicos controlan su estado físico cardiorrespiratorio y otros sistemas para desarrollar un nivel de referencia.Luego se requiere que los astronautas hagan ejercicio durante su misión utilizando equipo especial hecho para entrenar en el espacio. Cuando regresan a la Tierra, los médicos continúan controlando a los astronautas hasta que su estado físico cardiorrespiratorio y otros sistemas vuelven a sus niveles de referencia previos a la misión."Eso es completamente al revés de cómo es en la Tierra, donde a los pacientes con cáncer aún se les puede recomendar que descansen en preparación y durante el tratamiento y que tengan que pedir permiso a sus médicos para hacer ejercicio", recuerda Scott.Pero Scott y su equipo de investigadores sugieren que el ejercicio básico como caminar en una cinta podría beneficiar a los pacientes de cáncer a largo plazo.Al igual que los astronautas que se preparan para el vuelo espacial, los pacientes con cáncer que se controlan mediante pruebas similares, como la aptitud cardiorrespiratoria, podrían desarrollar sus propios niveles de referencia antes de recibir el tratamiento.Hacer ejercicio durante y después del tratamiento podría reducir los efectos secundarios negativos de los tratamientos, como los problemas cardíacos.Durante la década de 1960, los médicos se apresuraron a descubrir nuevos tratamientos contra el cáncer. Dado que solo el 50% de los pacientes con cáncer sobrevivieron 5 años después de su diagnóstico en ese momento, la preocupación inmediata de los oncólogos implicaba reducir el tamaño y la propagación de los tumores.La NASA, por otro lado, podría centrarse en desarrollar formas de mantener saludables a sus astronautas. Hoy, tiene tecnologías que pueden mantener a los astronautas de forma segura en el espacio hasta por 11 meses, pero para el 90% de los pacientes que ahora sobreviven al cáncer en etapa temprana, no ha habido esfuerzos similares para contrarrestar el estrés que sufre su cuerpo durante el tratamiento."Por eso es muy oportuno que empecemos a pensar en cómo utilizar las tácticas de la NASA para controlar algunos de estos efectos secundarios a largo plazo de los tratamientos contra el cáncer -señala Scott-. Muchos pacientes no mueren por su cáncer, pero ahora corren el riesgo de morir por estos efectos secundarios. Usar el plan de ejercicios de la NASA podría ayudar con esto".Actualmente, el equipo de Scott está examinando si el ejercicio puede compensar los efectos secundarios de la terapia en pacientes con cáncer. Al proporcionar a los pacientes cintas de correr en el hogar y software de videollamadas, los pacientes pueden participar en el estudio desde la comodidad de su hogar mientras siguen la práctica de los astronautas de hacer ejercicio antes, durante y después de una misión."Realmente necesitamos hacer mucha más investigación y mucho más trabajo -añade- pero es muy prometedor que este marco de ejercicios de la NASA pueda aplicarse para ayudar a aproximadamente 1 millón de personas que serán diagnosticadas con cáncer en los Estados Unidos este año y a los más de 15 millones de supervivientes".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.