Franquicias y concesiones: qué son y cuál es el modelo de negocio más interesante para invertir

¿Franquicias o concesiones? Parecen casi iguales, y aunque ambos comparten el objetivo de ahorrar en costos de puesta en marcha, son en realidad modelos de negocio muy distintos con sus riesgos y beneficios particulares.

¿Qué es una franquicia?

Según explican desde la empresa SumUp, franquicia "es un contrato entre dos partes independientes: el franquiciador y el franquiciado. Por una parte, el franquiciador (o empresa franquiciadora) cede el derecho o licencia a utilizar su marca empresarial, durante un tiempo y lugar determinados".

Porsu parte, el franquiciado ha de pagar una cantidad de dinero al franquiciador. Esta cantidad de dinero pagada para adquirir los derechos es conocida como: canon de entrada.

Ventajas para el franquiciado

Minimiza los riesgos que conllevaría comenzar un negocio nuevo y desconocido para el mercado. Además, el franquiciado comienza a trabajar con una empresa consolidada cuya marca posee notoriedad en el mercado

Inconvenientes

No tiene la propiedad de la marca, por lo que no posee un control total, Además, tiene que pagar el canon.

Actualmente, es una forma de contrato muy común que fortalece la competencia para pequeñas y medianas empresas respecto a grandes empresas.

Con la franquicia, las empresas están creciendo y expandiéndose sin necesidad de aportar una cuantiosa inversión. En España, según infofranquicias.com, existen unas 8.000 empresas franquiciadoras y más de 500.000 centros franquiciados. Destacan empresas como Mango, Zara, FNAC, Eroski, Grupo Vips (Ginos, Starbucks Coffee, Fridays), Telepizza, McDonalds, Burguer King o Phone House, entre otras muchas.

¿Qué es una concesión?

Una concesión es un mecanismo por el cual una empresa otorga un determinado derecho a otra empresa para la explotación de bienes o servicios por un período de tiempo determinado.

¿Qué diferencia hay entre franquicias y concesionarios?

Una de las diferencias principales, y que resulta determinante para que muchas personas se declinen por franquicias o concesiones, es que en la concesión no se requiere pagar canon de entrada, ni royalties. Es decir, consiste en un acuerdo entre empresas las cuales conservan total independencia una de la otra. Según explica Jesús P. López Pelaz, director del Bufete Abogado Amigo, "en la concesión una empresa muy conocida vende a un 'concesionario' sus productos al por mayor para que éste los revenda a los consumidores y gane con esa reventa". Es por ejemplo el caso de la empresa especializada en mobiliario a medida Schmidt Groupe, que obtiene su beneficio del margen de la venta del mueble.

Franquicias o concesiones, ¿es igual el apoyo comercial?

Elegir franquicias o concesiones no depende solo de la cantidad de dinero de la que se disponga para invertir, sino también de la libertad con la que se desee gestionar la empresa.

En el caso de la franquicia desaparece la independencia de actuación y de gestión, ya que una empresa depende de la otra y está sometida a una política de precios, directrices y normas de obligado cumplimiento que define central. "En la franquicia una empresa establece como tiene que vender cada uno de su franquiciados, les ofrece soporte, tutela y marca sus precios y márgenes de beneficio. Es decir, el franquiciado explota el negocio creado por otro", aclara Jesús.

Sin embargo, aunque se cree que muchas veces esto supone en un déficit en el apoyo comercial en el caso de las concesiones, no siempre es así, ya que sigue existiendo una relación win-win. Según afirma Mercedes Vegas Alonso, directora de Expansión de Schmidt Groupe Spain & Portugal, "comercialmente el nivel de soporte personalizado que proporcionamos en todas las etapas, especialmente desde que la tienda abre, es el propio de una franquicia, incluso superior en muchos aspectos".

¿Quién marca los objetivos comerciales?

Esta es otra de las principales diferencias entre un modelo de negocio y otro. Mientras una franquicia está sometida a cumplir con los objetivos establecidos por la empresa matriz, y por tanto se ve obligado a adquirir un mínimo de productos, un concesionario tiene más margen de actuación.

Por ejemplo, en el caso de Schmidt, Mercedes explica que "muchas veces los proyectos son ultrapersonalizados, y dentro de determinados elementos comunes, cada proyecto y cliente final es particular con sus necesidades, preferencias, o gustos distintos. Un modelo de franquicia no permite contemplar esta flexibilidad, especialmente en lo concerniente a la elaboración de los presupuestos. No obstante, creo que lo mejor es adquirir una política comercial que permita esa flexibilidad sin menoscabar la propuesta de la marca y posicionamiento de precio".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.