Furor por la comida saludable en España, pero la obesidad sigue creciendo

España sufre la contradicción de que existe un boom social por la alimentación saludable y al mismo tiempo crece el número de personas con obesidad.

La mitad de la población adulta española padece sobrepeso y, de ellos, un 25% sufre de obesidad, según un informe de Unicef. Además, el 35% de los menores entre ocho y 16 años tiene exceso de peso en España, de los cuáles un 20,7% sufren sobrepeso y un 14,2%, obesidad.

Estas cifras alarmantes coinciden, paradójicamente, con una apuesta cada vez mayor de un segmento de la sociedad por la alimentación saludable. En España un 74% de los hogares de España considera importante seguir una dieta sana, según datos de Kantar Worldpanel en un estudio realizado junto a Google España.

Si nos centramos en las edades de los españoles que muestran un mayor interés por la comida saludable, vemos cómo la inclinación hacia este tipo de alimentos se concentra especialmente en los grupos de edad que van de los 25 a los 44 años (42%), seguidos directamente por las personas de entre 45 y 54 años (19%) y de aquellos que se encuentran entre los 18 y los 24 años (17%).

La categoría de alimentación motivó 129 millones de búsquedas en Google en el último año en España, un dato que está por debajo de otras categorías, pero cuyo crecimiento a doble dígito (+13 %) se sitúa sensiblemente por encima que otras más "maduras" como la moda o la electrónica de consumo,

Este furor por comer sano lo corroboran diferentes supermercados y empresas de alimentación.

Laura González, Responsable de Nutrición de Nestlé España, augura que "no se trata de una moda pasajera sino de una tendencia creciente. Elaborar productos para todos los colectivos que cumplan las expectativas de los consumidores respecto a sabor y textura, mediante la investigación en ingredientes y con un menor contenido de grasa, sal y azúcares añadidos es una clara tendencia de presente y de futuro con la que Nestlé está comprometida".

Arantxa Conde, Responsable de Relaciones Públicas de Lidl España, afirma que "el consumo de productos saludables crece sin duda y eso se debe a diferentes factores que van a seguir estando presentes en la mente del consumidor los próximos años. La tendencia healthy es el primero, a este le siguen otros como la preocupación por el bienestar animal o el medio ambiente, y el aumento del público vegano y vegetariano".

"Lidl creó la marca My Best Veggie para dar respuesta a una necesidad del público vegetariano y vegano", destaca.

Mikel Grande, Director de Marketing e Innovación de Angulas Aguinaga (Krissia), sostiene que "la alimentación saludable o la tendencia healthy es una preocupación que existe y va a seguir estando en los próximos años. Pero a esta tendencia hay que añadir que el consumidor está más informado que nunca, que cada vez tiene menos tiempo para cocinar y que requiere productos de calidad". "Por ello, está en manos de las empresas saber adaptarnos a estos cambios y ofrecer soluciones que aúnen salud, conveniencia y calidad", recalca.

Marta Pérez, Head of Corporate Communication de Makro España asegura que "la demanda de productos saludables es una realidad". Al respecto, recuerda que según los datos del Gobierno, los alimentos más consumidos son las frutas (un consumo per cápita de 90,5 kg por persona y año) y las verduras, patatas y hortalizas (con 85,1 kg por persona anuales).

"Para dar respuesta a esta tendencia, en Makro contamos con un amplio surtido de opciones que albergan desde los esenciales como frutas y verduras de KM.0 y ecológicos, hasta los llamados ‘superalimentos’, como raíz de maca, espirulina o la quinoa", explica.

Seguir una dieta equilibrada y saludable como la mediterránea, y practicar deporte, es el mejor antídoto frente auge del sobrepeso y los problemas de salud que puede generar.

Verduras: Son los alimentos más sanos junto a las frutas. Pimientos rojos, espinacas, brócoli, guisantes, remolacha, zanahorias, tomates, cebolla... son básicos para una alimentación saludable.

Frutas: Kiwis, manzanas, naranjas, arándanos o fresas están entre las más recomendadas:aportan vitaminas, reducen la tensión arterial y el colesterol.

Pescado: El salmón es uno de los pescados más sanos. Según un estudio de la Universidad de Harvard, aporta Omega-3 y proteínas. Otros pescados recomendados son la merluza, el lenguado o la trucha.

Huevos: es un alimento que el ser humano consume desde hace siglos. Aporta proteínas y vitaminas. No aporta demasiadas grasas saturadas ni excesivas calorías y carece de azúcares.

Carne: se incluye en la dieta mediterránea, por su alta aportación de proteínas, pero no más de tres veces por semana. Las más recomendadas son las blancas (Pollo, Pavo y Conejo).

Frutos secos: Los más sanos son los que se consumen crudos. Los más recomendados son las nueces (aportan vitamina E y proteínas), las almendras (fibra), avellanas (vitamina E) y cacahuete.

Lácteos: La leche o el yogur aportan proteínas, minerales (fósforo y zinc) y calcio. También es responsable de la salud ósea.

Aceite de oliva: El aceite de oliva virgen extra (AOVE) es el más recomendado por los nutricionistas. Aporta ácido oleico. 4 cucharas soperas al día reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares como el ictus.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.