Gasoductos marinos, barcos metaneros, regasificadoras... ¿Por qué es tan importante para España el gas argelino?

Después del petróleo, el gas natural es una de las energías más usadas en España. Con una vasta red de gasoductos y plantas regasificadoras, nuestro país cuenta con una de las infraestructuras de distribución y abastecimiento más completa de Europa.

No obstante, la demanda mundial generada tras el paso de la pandemia ha provocado una subida generalizada de los precios del gas, que previsiblemente se incrementarán con el cierre del gasoducto Magreb-Europa (GME) el próximo 31 de octubre -el que más gas natural suministra a los españoles con más de 8.000 millones de pies cúbicos cada año- por su conflicto diplomático con Marruecos.

Esa precisamente es la actual preocupación del Gobierno español, que teme que el fin del suministro de gas a través de GME encarezca los costes de producción industrial y un aumento en el precio de la electricidad.

Para tratar en profundidad el tema del futuro abastecimiento de este combustible fósil y asegurar la colaboración con Argelia en todos los sectores energéticos, este miércoles visita el país africano la vicepresidenta tercera española y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Argelia ha sido históricamente el principal país proveedor de gas natural para España, buena parte del cual era transportado hasta ahora vía Marruecos, a través del gasoducto Magreb-Europa. Sin embargo, a raíz de la ruptura de relaciones entre los dos países vecinos anunciada por Argel el pasado 24 de agosto, el Gobierno argelino desveló que cerraría este gasoducto.

Colateralmente ese hecho podría dañar a España que, pese a la promesa de Argelia de hacer todo lo posible para no dejar de abastecerle, tendrá que buscar otras vías para surtir la demanda de gas que hasta ahora llegaba a través del GME.

Según el informe anual de Sedigas, por segunda vez desde hace siete años, España recibió más suministros en forma de gas natural licuado (GNL) que de gas natural (GN), lo que significa que llegó más gas a través de barcos metaneros que de los gasoductos. La entrada de GNL representó un 61% del aprovisionamiento de gas español.

En cuanto a los gasoductos, España cuenta con una amplia red de ellos, que introducen el gas en el territorio principalmente a través de tres tubos: el gasoducto Magreb-Europa, que pasa por Marruecos; el gasoducto Medgaz, que llega directamente desde Argelia; y el gasoducto Artere de L'Adour, que llega desde Francia.

El GME, el conducto que Argelia quiere cerrar, es un conducto de más de 1.400 kilómetros de longitud que comienza en el campo argelino de Hassi R'mel, atraviesa el territorio marroquí en unos 540 kilómetros y cruza el Campo de Gibraltar en un tramo submarino de unos 45 kilómetros antes de llegar a Cádiz. Transporta una media anual en torno a los 10.000 millones de metros cúbicos a la Península.

Mientras, Medgaz, de una longitud de más de 750 kilómetros que conecta directamente el campo argelino con España (Almería), entró en funcionamiento 2010 y tiene una capacidad de 8.000 millones de metros cúbicos, pero que está en proceso de ampliación y este mes podría alcanzar los 10.000 millones de metros cúbicos.

Por último, el gas que procede de la red europea por Francia introduce gas sobre todo de origen ruso, aunque su incidencia es mucho menor si se compara con el gas procedente del norte de África.

Además de los gasoductos, el gas también puede ser distribuido a través de barcos metaneros, que transporta el llamado gas natural licuado. Este gas es más caro que el que viene por tubo, porque hay que licuarlo, transportarlo y regasificarlo, mientras que el del tubo fluye directamente.

Los barcos metaneros llegan a diferentes puertos de España, principalmente a los que tienen plantas regasificadoras: Barcelona, Sagunto, Cartagena, Huelva, Mugardos y Bilbao.

Además, a Canarias la llegada del gas se produce exclusivamente a través de barcos. Por otro lado, las islas Baleares cuentan con un gasoducto que lleva el gas desde la localidad alicantina de Denia a Mallorca pasando antes por la isla de Ibiza.

A diferencia de lo que ocurría hace décadas, cuando el gran porcentaje de gas venía principalmente de Argelia, con la dependencia que ello generaba, en 2020 se ha recibido gas de más de una decena de países.

El país argelino continúa a la cabeza de las importaciones de gas, con un 29%, seguido por Estados Unidos con casi la mitad, un 15%. Pese a la gran diferencia, en algunos períodos del año Estados Unidos ha desbancado a Argelia como principal proveedor de gas.

A Estados Unidos le sigue de cerca Nigeria, Francia, Rusia y los países del Golfo, además de un amplio número de países que en menor medida también aportan a diversificar la cartera de proveedores a España, permitiendo que el cierre del gasoducto del Magreb-Europa, no afecte al abastecimiento de esta importante fuente de energía.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.