La gimnasta Olatz Rodríguez de 17 años destapa la anorexia que le ha obligado a retirarse

La joven gimnasta española de 17 años, Olatz Rodríguez, fue de las primeras que decidió parar el pasado mes de marzo, antes de que estallara la pandemia que ha paralizado el deporte mundial. Sin embargo, ella no lo hizo por el coronavirus, sino por una razón de más peso en lo personal.

Olatz anunció hace algunos días que padece y se está tratando de anorexia, como desveló en un valiente vídeo que compartió en sus redes sociales. Este trastorno le ha obligado a retirarse para centrarse en su recuperación, dejando atrás, al menos por ahora, un futuro prometedor.

La leonesa formaba pare de la selección de rítmica individual y fue finalista en 2018 en el Campeonato de Europa júnior, y pertenece desde los siete años a una de las mejores entidades en preparación de gimnastas, el Club Ritmo de León.

Olatz cuenta cómo fue viéndose cada vez más afectada por la importancia del peso. "Al principio, físicamente apenas se me notaba porque siempre he sido de constitución delgadita. Pero quise tomarme en serio las cosas y me pasé. Veía a las grandes gimnastas muy delgadas y pensé que era algo que yo podía controlar, pero se me fue de las manos a partir del verano y finales de 2018", desvela.

"Cuando escuchas 'más delgadita resultas más elegante' y cosas así, eran conceptos que yo percibía y distorsionaba, porque nadie quiere que te pase eso", explica. La ya exgimnasta considera que fue su propia exigencia la que incentivó también esta conducta por su parte.

Una de las cosas que cuenta que más le costó fue confesar su problema. "No me atrevía a decírselo a mis padres, no me veía capaz. Perdí el control de lo que me pasaba", admite. Su situación fue agravándose hasta que tuvo que ser hospitalizada durante un mes con desnutrición, pesando 37 kilos con 1,65 metros de altura.

Sin embargo, tras conseguir recuperarse y retomar una mínima rutina de entrenamientos, su fichaje por un equipo italiano acentuó sus problemas de ansiedad. "Me puse muy nerviosa y después esa competición en febrero, que no me salió bien, ya tenía la idea de dejar la gimnasia porque no estaba bien a nivel psicológico", contó.

Olatz quiso enviar un maduro mensaje a los que como ella han tenido que pasar, o pasan, por esta situación. "Si algunos que me ven sufren este problema, les recomiendo que se quieran a sí mismos. Todas las personas tenemos fallos, nadie nace con todo bien; si no, todo sería muy aburrido. Cada cuerpo es único y perfecto para cada persona, y no intentéis ser como nadie, porque que ya sois mucho siendo vosotros mismos", concluye.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.