El Gobierno insiste en vacunar y limita los vuelos desde Sudáfrica y Botsuana tras el primer caso de ómicron en España

La temida nueva variante del coronavirus, llamada ómicron y detectada por primera vez en Sudáfrica, ya está en España. El hospital madrileño Gregorio Marañón y la Comunidad de Madrid confirmaron este lunes el caso de un hombre de 51 años que había viajado desde este país africano y que se encuentra en estado leve. Cataluña, además, investiga otros dos posibles casos, y mientras tanto, el Gobierno insiste en seguir vacunando sin más medidas nuevas que las restricciones que este martes decretará el Consejo de Ministros para vuelos procedentes de Sudáfrica y Botsuana.

Las vacunas son "eficaces sea la variante con el nombre griego que sea", afirmó la ministra de Sanidad, Carolina Darias, a primera hora de la jornada en la que España se unió al grupo de países con casos confirmados de ómicron.

Se trata de un hombre de 51 años que el 28 de noviembre había regresado a España desde Sudáfrica, con escala en Ámsterdam, y que este lunes se encontraba "bien" y con "sintomatología leve", según confirmaron tanto el hospital Gregorio Marañón como la Consejería madrileña de Sanidad, que ahora controla a los "contactos estrechos" de este paciente en su vuelo.

Las horas previas a la confirmación de este primer caso en España fueron prolíficas en declaraciones desde el Gobierno a favor de la vacunación como casi única estrategia y como motivo de una relativa tranquilidad pese a la irrupción de la ómicron, dado que casi el 80% de la población mayor de 12 años tiene ya pauta completa. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trasladó a la Ejecutiva del PSOE su esperanza de que la variante ómicron "no altere nuestra vida ni economía", según explicó el portavoz socialista, Felipe Sicilia.

"La nueva variante está preocupando a toda Europa, a nosotros nos mantiene alerta, no nos lleva a la alarma excesiva pero estamos pendientes de la situación", trasladó Sánchez a los suyos, ante quienes sin embargo no descartó tomar decisiones en los próximos días según vaya avanzando la pandemia, que este lunes alcanzó una incidencia acumulada a 14 días de 199 casos por 100.000 habitantes.

De momento, el Consejo de Ministros acordará este martes restricciones a los vuelos procedentes de Sudáfrica y Botsuana, tal y como han hecho otros Estados miembros de la UE, que también cerrarán el paso a personas procedentes de otros países consideraros "de riesgo". España no ha impuesto el cierre total, pero desde el sábado pasado impone restricciones adicionales a quienes lleguen desde Suazilandia, Lesoto, Mozambique, Namibia y Zimbabue, que deben guardar una cuarentena de diez días, que puede reducirse a siete si presentan una prueba con resultado negativo.

Mientras, fuera de la UE, Israel, Japón o Marruecos han reaccionado cerrando totalmente sus aeropuertos ante la aparición de esta nueva variante cuya virulencia y capacidad de contagio todavía se desconoce, pero que ha llevado la alarma mundial de nuevo al extremo, a pesar de que un doctora sudafricana que trata con pacientes con ómicron asegura que experimentan la Covid de forma leve, como el afectado de Madrid.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos han detallado al presidente del país, Joe Biden, que se necesitarán aproximadamente dos semanas para tener más información sobre la "transmisibilidad y gravedad" de la nueva variante ómicron del coronavirus. Mientras, el viernes pasado, las Bolsas europeas se desplomaron como no lo hacían desde la llegada de la segunda ola en verano de 2020 tras confirmarse el primer caso en la UE, en Bélgica. En los siguientes días, se fueron secuenciando otros en Países Bajos, Italia, Francia, Dinamarca más otros fuera de la UE como Reino Unido, Canadá, Hong Kong o Australia.

Al margen de otras decisiones que puedan tomar en el futuro y de las restricciones a los vuelos desde el sur de África que se aprobarán este martes, la gran baza del Gobierno sigue siendo continuar vacunando, la administración tanto de primeras dosis como de dosis de refuerzo, de momento, a la población mayor de 60 años, sanitarios y vacunados con Janssen.

El Gobierno insiste en vacunar, tanto para frenar el virus con las variantes que conocemos, como con sueros adaptados a la variante ómicron, si finalmente se determina que escapa a la protección que dan las vacunas tal y como se administran en la actualidad. Así lo ha aseguró en el Congreso la directora de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, que recordó que las farmacéuticas se comprometieron con la EMA y los países de la UE a "testar" de manera continuada las nuevas variantes para comprobar que sus vacunas son efectivas ante ellas y para que, si se detecta un "escape inmunitario", tener lista una nueva versión en un plazo de 100 días.

"Todas las compañías que tienen ahora vacunas autorizadas [e la UE] tienen que ir testando su capacidad de neutralizar variantes nuevas que surjan y haciendo estudios de vida real donde estas variante tengan un dominio epidemiológico", explicó Lamas en la comparecencia que abrió la polémica comisión de investigación en el Congreso sobre el proceso de vacunación. En ese mismo foro, ya por la tarde, el exconsejero de Sanidad de Castilla-La Mancha y presidente de honor de la Asociación por un Acceso Justo al Medicamento, Fernando Lamata, criticó la falta de transparencia de los contratos de compra y que pese a los 17.700 millones de dinero público con las que la UE financió el desarrollo de vacunas, se haya permitido a los laboratorios fijar unas condiciones que impiden que los sueros ni puedan producirse ni lleguen a los países de renta media y baja, como donde ahora ha surgido la variante ómicron.

"Debemos de pensar que ese no es nuestro problema, que no es responsabilidad del Parlamento, ni del Gobierno ni de la Comisión Europea, pero la estrategia de vacunación europea fija su objetivo en la vacunación de su población, cuando una pandemia es global", criticó Lamata. Censuró este "enfoque localista que se traduce en acaparamiento de dosis que en la UE", que dispone de 4.600 millones, "diez por cada ciudadanos europeo", cuando en África no está vacunado ni el 5%.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.