El Gobierno limita la investigación de la vacunación: se hará en tiempo récord, sólo con sus expertos y sin PP, Vox ni Cs

El Congreso investigará a partir de ese lunes cómo fue la compra de vacunas contra la Covid y el despliegue posterior del proceso de vacunación en una comisión en la que en principio solo intervendrán técnicos y responsables políticos a propuesta de los partidos del Gobierno y que se zanjará previsiblemente en menos de cuatro sesiones y antes de Navidad. En estas condiciones, el PP, Vox y Ciudadanos no participarán en lo que consideran una "farsa", de manera que los comparecientes solo responderán a preguntas del Gobierno que los llamó, y de los partidos con los que acaba de aprobar los Presupuestos para 2022.

Este es el contexto en el que arrancará una comisión de investigación que, de hecho, ya se fue descafeinando por el camino hasta llegar a las comparecencia que empezarán este lunes. En primavera, Ciudadanos, Más País y Compromís reclamaron su creación para investigar los casos en los que responsables políticos, militares y religiosos se habían saltado el turno para inmunizarse antes de que les tocara por edad.

Cuando, ya entrado el otoño, se empezó a preparar la comisión de investigación, estos grupos ya vieron que no se haría hincapié en estas cuestiones, dado que entonces PSOE y PP se conjuraron para no incidir en casos que, en el plano político, afectaron a alcaldes o consejeros que militaban en sus filas. No había necesidad de hacer "un escarnio público" de personas que dimitieron de sus puestos por eso ni tomar la "anécdota" por la "categoría", defendieron entonces en estos dos partidos.

Sin embargo, la ruptura total llegó hace unas semanas y se escenificará el próximo lunes. La decisión del PSOE de que los partidos presentaran listas cerradas de comparecientes hizo que la que presentó este partido junto con su socio de coalición, Unidas Podemos, fuera la elegida en una votación de la que, en señal de protesta, se ausentaron el PP y Vox, que no van a participar en la comisión de investigación, a menos que PSOE y Unidas Podemos accedan a dejarles introducir algún compareciente de su gusto.

Tal y como apuntan fuentes socialistas, esto no va a ocurrir de momento. La lista de comparecientes seguirá cerrada y con los mismos nombre que introdujeron el PSOE y Unidas Podemos, y solo si más adelante se considera oportuno se abrirá un segundo turno para presentar nuevos comparecientes. De momento, está poblada de cargos técnicos y representes de organismos que dependen del Ministerio de Sanidad y representantes de asociaciones científicas y fundaciones. De los cuatro únicos cargos políticos que pasarán por la comisión de investigación, dos son del Ministerio de Sanidad –la directora general de Sanidad Pública, Pilar Aparicio, y el secretario general de Salud Digital, Fernando Muñoz–. Los otros dos son directores generales de los gobiernos de Asturias y Extremadura, ambos en manos del PSOE.

De la misma forma que no pasarán por el Congreso quienes al principio del proceso de vacunación se colaron y se inmunizaron antes de que llegara su turno como habría querido Ciudadanos, tampoco lo harán el exministro de Sanidad Salvador Illa, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, o consejeros de autonomías gobernadas por el PP, como pedían los populares.

Para PP y Vox esto es insuficiente, como también lo es para Ciudadanos. Su diputado en esta comisión, Guillermo Díaz, tiene la intención de presentarse el lunes, pero solo para "comprobar" si hay algún cambio de actitud por parte del PSOE. Si, como parece, no lo hay, se marchará. "Mi deseo es no ir, para ir a perder el tiempo, voy a otra comisión", dice el diputado naranja.

"Si el PSOE no cambia de actitud y permite que vengan comparecientes de la oposición, no podemos legitimar esta trágala, porque no sería una comisión de investigación para investigar nada, sino de loa y palmas", afirmaba hace unos días el portavoz del PP, José Ignacio Echániz. Vox, por su parte, cree que va a ser un "paripé" y solo "si hubiera cambios en las circunstancias" y se pudieran presentar nuevos comparecientes "podría" cambiar de postura.

Sin PP, Vox ni Ciudadanos, quedarán en la comisión los diputados del PSOE y Unidas Podemos y ERC, PNV o Compromís, con los que, una vez más, acaba de llegar a un importante acuerdo parlamentario, para las cuentas de 2022. "Vamos a venir porque pensamos que se puede aprender siempre, habría sido mucho más completa con las aportaciones pero nosotros vamos a participar", decía hace unas semanas el portavoz de Compromís, Joan Baldoví.

Así pues, y tras el nuevo retraso en el arranque de la comisión que provocó la semana pasada el trámite parlamentario para aprobar los Presupuestos, la comisión de investigación arrancará este lunes con seis de los 15 comparecientes que figuran en la lista de PSOE y Unidas Podemos, para hablar alguno de los tres puntos del plan de trabajo, el desarrollo y proceso de compra anticipada de las vacunas, la estrategia de vacunación y su desarrollo y resultados.

Empezarán tres miembros de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad: su directora, María Jesús Lamas Díaz; su jefe de Departamento Medicamentos de uso humano, César Hernández García, y otro representante más, Agustín Portela Moreira.

La jornada continuará con Cristóbal Belda Iniesta, director del Instituto de Salud Carlos III, que también depende de Sanidad. Concluirá con Fernando Lamata, Asociación por un acceso Justo al medicamento, y con el presidente de Farmaindustria, Juan López-Belmonte.

El plan del presidente de la comisión, el socialista Guillermo Meijón, es que las reuniones sean los lunes y martes, con sesiones de mañana y tarde, de manera que si finalmente no se aceptan comparecencias de más grupos, se dará carpetazo a los trabajos en menos de dos semanas.

Para ello, además, será necesario llevar un ritmo frenético. El primer día arrancará con seis intervenciones, que son muchas más de las que los diputados están acostumbrados a presenciar en otras comisiones de investigación en el Congreso.

"No es posible tener capacidad para gestionar tanto compareciente diario", afirma Díaz, que también forma parte de la comisión de investigación de la Operación Kitchen, que en su próxima sesión del 1 de diciembre recibirá a dos comparecientes, uno por la mañana y otro por la tarde.

"El PSOE quiere pasar por la comisión lo más rápidamente posible", considera, ya que está "normativamente" obligado a celebrarla, puesto que fue el Pleno del Congreso el que aprobó que se investigara el proceso de investigación de la Covid.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.