'Imprentas de la patria perdida': la cultura española en el exilio francés

NANI F. CORES

  • El Instituto Cervantes de Madrid revisa en una exposición el legado de los exiliados en el sur de Francia.
  • También puede verse la muestra 'Cómo se imprime un libro' sobre la época dorada de la edición en Argentina.

Impresiones de una patria perdida

Dos meses antes de que se pusiera punto y final a la guerra civil española, en el mes de febrero de 1939, se calcula que más de 450.000 personas cruzaron la frontera de los Pirineos rumbo a Francia en lo que se conoce como la 'Retirada'. El dolor provocado por la contienda se extendía, de esta manera, fuera de nuestras fronteras.

Muchas de estas familias acabarían asentándose en Toulouse, ciudad a la que durante mucho tiempo se consideró la capital del exilio. Allí la mayoría de ellas reharían sus vidas permitiendo, además, que estos exiliados mantuvieran viva su actividad política y cultural mediante las reuniones de partidos políticos, sindicatos y asociaciones y los encuentros en ateneos y librerías.

La edición, de forma individual o en grupo, sería también otra forma de mantener vivo el ideario y la cultura de los que, a la fuerza, habían sido desterrados de su patria. Los anarquistas, por ejemplo, reimprimirían a sus teóricos y difundirían a través de publicaciones el ideal libertario y el mutualismo. Otros españoles, militantes o no, decidieron dejar huella de esta dolorosa separación a través de relatos autobiográficos, ensayos, textos de ficción o poemarios.

A todos ellos está dedicada la exposición Imprentas de la patria perdida, que rastrea el legado intelectual que estos miles de exiliados españoles dejaron en el sur de Francia y que tras un arduo trabajo de documentación, ha logrado recopilar la biblioteca del Instituto Cervantes en Toulouse.

Allí abrió sus puertas el tercer centro de la institución en Francia en el año 1996 (tras los de París y Burdeos) y allí comenzó también una intensa labor de búsqueda y recuperación de buena parte de la producción bibliográfica del exilio. Un trabajo muy minucioso y complicado, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayoría de estas publicaciones nunca fueron catalogadas por las bibliotecas y centros de documentación franceses y que, además, estaban destinadas al consumo restringido de los españoles exiliados y a la difusión clandestina. A día de hoy, la sede del Cervantes en Toulouse acumula un fondo de más de 1.400 obras.

Una pequeña selección de éstas, conformada por 140 piezas entre revistas, periódicos, libros, postales y fotografías se exhiben estos días en la sede principal del Instituto Cervantes en Madrid donde permanecerá hasta el 1 de febrero para viajar a continuación a Toulouse y otras ciudades francesas.

La exposición representa, por un lado, un adelanto de las conmemoraciones con las que se celebrará el próximo año los 80 años de este exilio masivo y, por otro, evidencia "la gran relevancia del exilio español en Toulouse, así como la variedad ideológica de sus protagonistas: republicanos, anarquistas, socialistas, comunistas...", según asegura el director del Instituto, Luis García Montero.

Epoca dorada de la edición en Argentina

Al mismo tiempo, y hasta el próximo 4 de enero, el Instituto acoge la muestra Cómo se imprime un libro. Grafistas e impresores en Buenos Aires 1936-1950, un recorrido por la llamada época dorada de la edición en Argentina, que en esos años se convirtió en país de acogida para muchos intelectuales europeos y en referente de la publicación de libros.

En la muestra se revisa el trabajo gráfico editorial de cinco artesanos y artistas ligados a la mítica imprenta López de Buenos Aires: Attilio Rossi, Horacio Coppola, Grete Stern, Luis Seone y Jakob Hermelin; y exhibe más de 90 volúmenes pertenecientes a más de una docena de editoriales (Espasa-Calpe Argentina, Losada, Empecé, Nova, Sur, Poseidón, Pleamar, La Llanura...) y a más de 20 colecciones.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.