Juan Carlos I regresa a España tras dos años en Abu Dabi y volverá en junio

Juan Carlos I ya está en España. Tras dos años residiendo en la capital de Emiratos Árabes Unidos, Abu Dabi, el ex jefe del Estado español ha aterrizado en el aeropuerto de Vigo al filo de las 19.15 horas de este jueves. Se trata de una visita de cinco días, la primera desde que el 3 de agosto de 2020 abandonara nuestro país envuelto en varias investigaciones ya archivadas. Pero no será la única: el empresario Pedro Campos, amigo íntimo y anfitrión del rey emérito en su estancia en Sanxenxo (Pontevedra), ha revelado que tiene idea de volver el 10 de junio.

La expectación se mascaba en el aeródromo. De hecho, su llegada se esperaba un poco antes, pero el viaje ha ido con casi una hora de retraso. Pasadas las siete de la tarde, el jet privado que ha traído de vuelta al rey emérito ha tocado tierra. Después de un vuelo de ocho horas, la aeronave Gulfstream GIV, con capacidad para catorce pasajeros, se dirigía muy lentamente a una zona apartada de la pista de aterrizaje, justo al lado de la valla que limita el área del aeropuerto vigués de Peinador. Detrás de la misma, se agolpaba un nutrido grupo de fotógrafos con la intención de captar la imagen más esperada desde hace casi dos años.

La secuencia se ha producido en apenas unos minutos. El avión paraba motores para que el piloto desplegara la escalerilla. Mientras, se iban acercando al aparato varios coches de la Guardia Civil y otros tantos vehículos de color plateado, la comitiva que ha trasladado posteriormente al ex jefe del Estado desde Vigo hasta Sanxenxo. En esta localidad se quedará hasta el próximo lunes, cuando se desplazará a Madrid para verse con Felipe VI en Zarzuela.

Los primeros en descender del avión han sido miembros del personal de seguridad que acompaña al emérito. Todos ellos cargados con bultos que parecían maletas, maletines y algún portatrajes. Poco después, un asistente también bajaba sosteniendo en su mano la muleta con la que Juan Carlos de Borbón se ayuda para caminar por sus problemas de movilidad.

A continuación, ha sido el turno del rey emérito. Vestido con un pantalón veis y una americana azul marino, ha descendido muy lentamente los peldaños de la escalerilla. Abajo le esperaba una de sus hijas, la infanta Elena, que ha dado la bienvenida a su padre con un efusivo abrazo. Tras unos segundos de charla en la pista, ambos se han montado en uno de los vehículos de la comitiva para dirigirse a Sanxenxo.

Ha sido antes de abandonar el aeropuerto cuando se ha visto a Juan Carlos I saludar -pulgar arriba- desde el coche a los curiosos que se arremolinaban en las inmediaciones, momento que han captado las cámaras.

Una hora después, la comitiva ha llegado a la vivienda de Campos en Sanxenxo. En una calle abarrotada de periodistas y cámaras de televisión, el coche, conducido por el empresario gallego, ha entrado en la propiedad, pero justo antes se ha podido ver una vez más al ex jefe del Estado, quien volvía a saludar con la mano desde el asiento del copiloto.

En la mencionada localidad se quedará el rey emérito hasta el próximo lunes. Concretamente, en una residencia de Campos, que también es presidente del Real Club Náutico de Sanxenxo, de acuerdo con lo que ha venido confirmando el empresario en los últimos días. La intención de Juan Carlos I es asistir a la regata InterRías, siendo la vela una de sus grandes aficiones.

Tal y como anunció la Casa Real, el próximo lunes el rey emérito tiene previsto reunirse en el Palacio de la Zarzuela con su hijo Felipe VI, la reina Sofía y otros familiares, para regresar después a Abu Dabi, donde ha fijado su residencia permanente. Eso sí, tiene intención de viajar a España "con frecuencia"; de hecho, Campos ha revelado este mismo jueves que su próxima visita podría ser el 10 de junio.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.