Kobo renueva sus dispositivos de gama alta, les enseña a hablar y los convierte en cuentacuentos

El mundo de los libros electrónicos puede parecer estancado. Con lectores en el mercado con una gran resolución, una alta tasa de refresco, iluminación regulable en intensidad y temperatura, buena autonomía, resistencia al agua… ¿qué más se puede pedir? Kobo no parece conformarse, continúa empeñado en presentar nuevos dispositivos y ahora lo hace de dos en dos.

Esta compañía especializada en lectores de libros electrónicos, y que se atreve a plantar cara a la mismísima Amazon, ha presentado en los últimos días la renovación de su modelo Libra y el nuevo Kobo Sage, su dispositivo más prémium hasta la fecha.

El Libra 2 es un digno sucesor del superventas de Kobo. Mejora la pantalla con un panel antirreflejos de 7 pulgadas y tecnología E Ink Carta 1200, con una excelente tasa de refresco y Confort Light Pro, que permite regular tanto el brillo como la temperatura del color, para hacer más cómoda la lectura por la noche.

Se trata de un dispositivo ligero (215 gr) y fácil de manejar en cualquier posición, que además es resistente al agua, que incluso se puede sumergir en la piscina, aunque no al polvo.

Por su parte, el Kobo Sage es un dispositivo con un diseño más refinado, más delgado y ligero (240,8 gr), y con una pantalla algo mayor de 8 pulgadas que, además, es compatible con el ‘stylus’ o lápiz digital, que permitirá al usuario tomar notas directamente en la pantalla de tinta electrónica.

Pero la gran novedad de este año es la incorporación de los audiolibros a los nuevos lectores de Kobo. Ambos dispositivos cuentan con conectividad ‘bluetooth’ que permite al usuario conectar unos auriculares y escuchar sus audiolibros directamente desde el dispositivo.

Por desgracia, todavía no se ha integrado una sincronización entre los audiolibros y los libros digitales, por lo que el usuario no podrá empezar a leer un libro y continuar escuchándolo cuando tenga algo que hacer.

En Kobo saben que al usuario que compra un lector de libros electrónicos no le importa gastar un poco más de dinero, porque sabe que es un dispositivo que le durará años y que no se renueva tanto como un móvil. Por eso, aunque tiene modelos básicos que parten de los 100 euros, aseguran que venden mejor ‘ereaders’ más prémium, como el Libra 2, un completo dispositivo, que cuesta 190 euros, o el Sage, un dispositivo que tiene todo lo que Kobo puede ofrecer pero cuyo precio se dispara hasta los 290 euros, a lo que hay que sumar los 40 del lápiz para tomar notas.

Kobo lo tiene difícil para competir con la todopoderosa Amazon y su Kindle, pero no se rinde y sigue fabricando dispositivos solventes para dar salida a la tienda de libros, en una beneficiosa alianza con Rakuten y Fnac.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.