¿Qué le digo a una persona a la que no le gusta su cuerpo?

Tener una valoración negativa del propio cuerpo puede dañar de forma muy importante la autoestima y el autoconcepto de una persona. Pero, ¿cómo actuar y qué decirle a alguien a la que no le gusta su aspecto físico? Los expertos aportan algunas recomendaciones que pueden ayudarnos en una situación así:

Practicar la empatía

Una persona que se siente insegura con su cuerpo puede arrastrar este problema desde los primeros años de su vida. Ayudarle a tener más confianza en su aspecto pasa por entender y comprender cuál puede ser el origen de estas inseguridades. Por regla general, una persona con baja autoestima en este terreno le da muchísima importancia a lo que piensan de ella los demás, por lo que mostrar empatía e intentar entender cómo se siente es fundamental.

Potenciar sus virtudes

Una persona a la que no le gusta su físico suele ser, por extensión, una persona muy crítica consigo misma. Y esa negatividad, por regla general, le impide ver sus fortalezas. Nuestra tarea consiste, por tanto, en hacerle ver todo lo bueno que posee. Destacar sus cualidades para ayudarle a construir poco a poco mayor seguridad en sí misma. Puede que nunca le hayamos mencionado esas virtudes porque nos parecen obvias y, sin embargo, el propio interesado no les da el valor que se merecen.

Entender que nadie es perfecto

Puede parecer sencillo, pero para una persona con baja autoestima es complicado entender que los demás también tienen defectos o imperfecciones. Hay que hacerle ver que no hay que obsesionarse con lo que los demás tienen, sino trabajar para conseguir un equilibrio entre sus puntos fuertes y los débiles, que además, siempre pueden ser mejorables.

Verse con otros ojos

El aspecto físico es importante para el ser humano pero no exclusivo. Intenta que se valore por como es, no solo por cómo se ve.

Motivarle

Darle seguridad a una persona es la mejor manera de ayudarle a incrementar su confianza en sí misma. Esto podemos hacerlo potenciando sus fortalezas y motivándola a confiar en si misma para mejorar lo que no le gusta.

Animarle a buscar ayuda profesional

Si percibes el nivel de inseguridad que sufre esa persona es tan alto que podría llegar a perjudicar de manera seria su salud emocional o incluso física, no dudes en animarle a buscar la ayuda de un profesional.

¿Qué hacer cuando es un joven o un adolescente el que sufre esta inseguridad corporal? Si se vive de cerca este problema con un hijo adolescente, los especialistas recomiendan tener en cuenta estos consejos:

No compararle con otros

Si a tu hijo no le gusta su cuerpo cuídalo y no lo compares con otros jóvenes de su edad y entorno.

No criticar su apariencia

Esto no significa que no le ayudes a tener mejores hábitos para cuidarse sino que no le pongas etiquetas.

Fomentar el deporte

Animarle a hacer deportes le ayudará a lograr avances a nivel físico, fomenta el esfuerzo y la disciplina para alcanzar objetivos y mejora sus habilidades sociales.

Reforzar lo positivo

Identifica sus cualidades y dáselas a conocer.

Impulsa el aprendizaje

Que sea consciente que trabajar el cerebro es tan importante o incluso más que mejorar físicamente.

No hables de tu cuerpo

Si nosotros no nos aceptamos físicamente y no estamos a gusto con nuestra apariencia difícilmente podremos transmitirle otra cosa a nuestros hijos.

Relativizar la importancia del aspecto físico

Un aprendizaje importante para el joven: la apariencia física es efímera y la percepción depende de cada persona. El cuerpo no nos define como personas y es fundamental amarse a uno mismo para poder amar a los demás.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.