Marruecos e Israel firman un "histórico" acuerdo de cooperación militar en medio de las tensiones con Argelia

Los movimientos en el Magreb en busca de aliados en materia de defensa continúan a medida que las tensiones aumentan en la región. La carrera armamentística que se vive en el norte de Africa, y que desde hace décadas protagonizan Argelia y Marruecos -los dos mayores importadores de armamento de África-, suman ahora a un nuevo miembro: Israel.

Los ministros de Defensa israelí y marroquí, Benjamin Gantz y Abdelatif Ludiyi, respectivamente, han firmado este miércoles un memorando de entendimiento en el ámbito de la seguridad y defensa. Este acuerdo es el primero que el Gobierno de Israel firma oficialmente con un país árabe, donde el Estado hebreo se compromete a "entregar material de seguridad" y realizar "entrenamientos conjuntos", entre otras medidas.

Esto ocurre en medio de uno de los mayores momentos de tensión con su vecino, Argelia. El Gobierno argelino denunció el pasado tres de noviembre que un presunto dron marroquí mató a tres civiles argelinos que se desplazaban en dos camiones por una carretera del Sahara Occidental, algo que Marruecos ha negado rotundamente.

Además, el conflicto en el Sáhara Occidental entre el Frente Polisario y Marruecos cumplió el pasado 13 de noviembre un año de la vuelta a las armas, donde los bombardeos de los saharauis han sido constantes; mientras que el bando marroquí se ha limitado a responder a los ataques.

"Acabo de firmar con el ministro de Defensa de Marruecos, Abdelatif Ludiyi, un acuerdo sobre cooperación a nivel de seguridad con Marruecos", ha dicho Gantz en su cuenta en la red social Twitter, un mensaje en el que ha dado las gracias a su homólogo y al rey Mohamed VI por "sus esfuerzos para expandir las relaciones entre ambos países".

Así, ha subrayado que "es un paso histórico" y ha agregado que "el acuerdo incluye la regulación de la cooperación a nivel de Inteligencia, la entrega de material de seguridad, el entrenamiento conjunto y unos lazos cercanos entre las industrias".

Según recoge El Español, en base a un anuncio publicado en el foro Far-Maroc, un canal de comunicación semioficial de las Fuerzas Armadas del Reino de Marruecos, el reino alauí ya habría comprado a Israel el sistema de defensa anti drones Skylock Dome.

En este sentido, está previsto que Gantz mantenga en las próximas horas una reunión con el jefe de las Fuerzas Armadas marroquíes, Abdelfatá Luarak, y con el ministro de Exteriores, Naser Burita. Durante la jornada del jueves visitará una sinagoga en Rabat antes de volver a Israel.

Un funcionario del Ministerio de Defensa israelí ha destacado en declaraciones concedidas al diario The Times of Israel que el pacto con Marruecos "no tiene precedentes".

La visita de Gantz a Rabat es la segunda visita de un ministro israelí a Marruecos desde que ambos normalizaran sus relaciones a finales de 2020, en el marco de los conocidos como 'Acuerdos de Abraham', mediados por el entonces presidente estadounidense Donald Trump. La normalización de relaciones llevó aparejado el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la soberanía marroquí sobre Sáhara Occidental.

La firma del memorando de defensa llega además en un momento de tensiones entre Marruecos y Argelia, que en agosto cortó sus lazos diplomáticos con Rabat. Fue precisamente la polémica por el supuesto uso del software israelí Pegasus, con el que Marruecos habría espiado a funcionarios, altos cargos y ciudadanos argelinos -una acusación que han negado-, uno de los motivos que llevó a Argelia a romper relaciones con Marruecos.

Tres meses después, Argelia denunció la muerte de tres camioneros argelinos en un bombardeo marroquí, elevando el tono de las acusaciones y tensiones que se vivían en la región desde agosto.

El Gobierno argelino aseguró que los camioneros fueron "cobardemente asesinados" en un "bárbaro bombardeo" y advirtió de que este acto hostil "no quedaría sin castigo".

Por su parte, fuentes marroquíes afirmaron a 20minutos que "no se dejarían arrastrar a una guerra con Argelia, en una espiral de violencia y desestabilización de la región", añadiendo que las acusaciones eran "gratuitas" y "completamente infundadas por el régimen argelino, que ha perdido el sentido de la razón".

Días después Naciones Unidas matizó que los dos camiones argelinos presuntamente bombardeados se encontraban en zona militarizada, aunque por el momento no han dado más detalles sobre el incidente.

Ambos países llevan décadas enfrascados en una carrera armamentística que les ha llevado a convertirse en las dos mayores potencias militares del continente africano. Solo las importaciones de armamento de ambos países supusieron el 70% de las importaciones totales de África entre los años 2016 y 2020.

Aparte de la tensión con Argelia, este acuerdo en defensa entre Marruecos e Israel se produce también en medio del conflicto en el Sáhara Occidental entre el Ejército marroquí y el Frente Polisario.

Hace un año el Ejército marroquí penetró en el área desmilitarizada de Guerguerat para desmantelar una sentada de civiles saharauis que protestaban contra el uso comercial que hacen de este paso fronterizo Marruecos y Mauritania, pese a que en realidad se trata de una zona en disputa sujeta al proceso de descolonización de la ONU.

Tras este suceso, el Frente Polisario anunció que consideraba roto el alto el fuego firmado en 1991 con la mediación de la ONU y se reanudó así el conflicto armado entre ambos, donde se han producido más de 1.000 acciones bélicas entre el Polisario y Marruecos.

Así mismo, la nueva ampliación del mandato de la Misión de Naciones Unidas para el Sahara Occidental (MINURSO), provocó el rechazo tanto de Argelia -máximo defensor de la causa saharaui- como el Frente Polisario. Ambos actores considerarán que la ONU, al plantear la cuestión de la "solución realista", refuerza la tesis marroquí, que no está dispuesto a negociar la posible independencia y ofrece un referéndum, pero de autonomía.

El Polisario ha alertado recientemente que la actual guerra de desgaste irá a más en los próximos meses y que "intensificará" las acciones militares. Marruecos no ha querido entrar a valorar estas declaraciones y no parece dispuesto todavía a entrar en una guerra abierta con el Polisario o con Argelia.

Las únicas noticias a nivel militar que parecen llegar desde el reino alauí son sus nuevas relaciones en el ámbito de defensa e inteligencia con Israel. Mientras tanto, las tensiones en una región cada día más agitada militarmente siguen en aumento.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.