Los mayores de 50 no van al 'doctor Google' y se informaron sobre la vacuna de la Covid por médicos y allegados

Los españoles mayores de 50 años confiaron principalmente en la opinión de los profesionales sanitarios y en amigos y familiares a la hora de decidir vacunarse contra la Covid, según una encuesta internacional de Kantar para la farmacéutica GSK que mostró que, como en el resto de países, las redes sociales influyeron poco y de una escala del 1 al 7, el grado de confianza en ellas varió entre el 1,7 y el 1,8 entre diciembre de 2020 y abril de 2021.

En concreto, el 81% de los españoles mayores siguieron las indicaciones de sus médicos -por encima de la media de los encuestados en todos los países, 75%- mientras que la opinión de familiares y amigos también fue influyente, según ha apuntado Gaule Davey, de Kantar, en la representación de un sondeo entre población mayor de 50 años realizado entre julio y agosto sobre una muestra de 16.000 personas de EE. UU., Italia, España, Alemania, Francia, Brasil, Canadá y Japón. Para entonces ya hacía tiempo que había empezado a vacunarse la población de más de 50 años en España, que hoy se sitúa entre el 93% y el 100% de pauta completa según la franja de edad.

En términos generales a todos los encuestados, la fuente más confiable sobre las vacunas fueron los sanitarios (entre 5,8 y 6,0 puntos sobre 7), seguidos de farmacéuticos, científicos y expertos. Fuera del campo sanitario, a quienes más escucharon los mayores de 50 fue al Gobierno (con una nota que oscila según la semana entre el 4 y el 4,7 sobre 7), los medios de comunicación (entre 3,4 y 3,8), amigos y familia (3-3,4 sobre 7) y finalmente redes sociales, que no supera la nota de 1,8 sobre 7.

El catedrático de la facultad de Medicina de Amberes, Pierre Van Damme, ha subrayado este último dato relativo a las redes sociales porque, ha recordado, "el doctor Google no siempre apoya las vacunas, como sabemos. Hay que apoyarse en los expertos", ha dicho.

Por otra parte, el sondeo refleja que los españoles se han tomado más en serio la vacunación contra la Covid que contra otras enfermedades pasada la edad adulta. Ocho de cada 10 encuestados afirmaron haber recibido ya su vacuna contra la Covid pero solo el 19,8% creía que estaban al día con las vacunas recomendadas para adultos.

La protección contra el coronavirus y otras enfermedades fue la principal razón que esgrimió el 77% de los encuestados en España a favor de vacunarse y la mayor barrera para no hacerlo, dijeron, es la falta de información sobre qué vacunas necesitan, cuando tienen que ponérselas y también sobre los posibles efectos secundarios.

En el caso de España -donde cala menos el movimiento antivacunas que en otros-, el 55% de los encuestados apuntaron que una buena forma de mejorar la cobertura de vacunación general sería "recordar cuándo hay que ponérsela", mientras que el 49% de los brasileños pidió "más información que vacunas hay que ponerse y por qué" y el 38% de los italianos y el 39% de los franceses, sobre sus "potenciales efectos secundarios".

De acuerdo a la interpretación que hacen sus promotores de los datos, la pandemia y la vacunación contra a la Covid ha supuesto un antes y un después, porque ha concienciado sobre la necesidad, no ya de vacunarse contra el coronavirus, sino de tener al día la cartilla de vacunación contra otras enfermedades.

Así, el 62% de los españoles contestó que la pandemia le ha hecho valorar más la importancia de estar al día con las vacunas, algo que antes de la pandemia solo lo pensaba el 43%.

En concreto sobre la Covid y a pesar de estar vacunados, los españoles superaron la media internacional del 70% y alcanzaron el 83% entre las mujeres y el 80% de los hombres entre quienes afirmaron que seguirían llevando mascarilla en público -en España no es obligatorio desde junio cuando se pueda mantener una distancia de 1,5 metros- y manteniendo prácticas de distancia social cuando estén enfermos de alguna patología.

Según Francesca Ceddia, directora del departamento médico global del área de vacunas de GSK, la pandemia ha demostrado que "somos víctimas de un éxito de vacunación", porque no estábamos acostumbrados a la circulación de una enfermedad para la que no hubiera un remedio. "La Covid fue un descorchador, no había vacuna y la única solución era la distancia social y otras medidas y correr para encontrar una vacuna que se pudiera poner a la población general en todo el mundo".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.