Megaconstrucciones: el Titanic vuelve a surcar los mares, pero esta vez con un radar para detectar icebergs

Los megayates son embarcaciones que tienen más de 30 metros de eslora y, normalmente, suelen ser propiedades de multimillonarios, como, por ejemplo, Project Amplitude, un enorme velero con propulsión eléctrica híbrida, y Colossea, un superyate de lujo que está recubierto de paneles solares para suministrar energía solar. Pero, más allá de estos dos barcos , hay quién ha decidido construir "el buque de los sueños".

Hablamos de una réplica del famoso Titanic, pero que a diferencia del verdadero transatlántico británico, esta construcción cuenta con un radar de última generación para evitar los icebergs.

La persona que se esconde detrás de este proyecto es el millonario Clive Palmer porque quiere hacer realidad su sueño de ver al navío surcar, de nuevo, los mares. Además, según el diario The Guardian, el magnate cuenta con "los recursos necesarios para recrear el Titanic". Pero, ¿qué características posee esta embarcación?

Características del nuevo Titanic

El Titanic II es, básicamente, una réplica del transatlántico original. Es decir, el multimillonario Palmer tiene la intención de que este barco sea una máquina del tiempo para que pueda transportar a los pasajeros a la era dorada de los viajes que tuvieron lugar a principios del siglo XX. Y, por ello, la embarcación cuenta con lámparas de cristal, artesonados, molduras en color caoba, casinos, teatros, salas de baile llenas de lujo y la famosa escalinata central.

Además, cuenta con 383 cabinas de primera clase, 201 de segunda y 251 de tercera –lo que suma un total de 835 habitaciones para albergar hasta 2.435 pasajeros–; las cuatro chimeneas tradicionales que tenía el Titanic; un sistema de propulsión más eficiente basada en un motor diésel de nueva generación; y un novedoso sistema de navegación con tecnología puntera para evitar el trágico final que tuvo el Titanic contra el iceberg.

Por otro lado, respecto a sus dimensiones, esta réplica mide 254 metros de largo y 32 metros de ancho –haciendo un guiño al diseño original del Titanic–.

Un proyecto bastante caro

Clive Palmer afirmó en una entrevista para The Guardian que espera que este proyecto tenga una fecha de botadura prevista para junio de 2027, sin embargo, todavía se desconoce en qué astilleros se construirá este transatlántico que podría costar entre 500 y 1.000 millones de dólares su construcción –teniendo en cuenta que el diario Forbes calcula que este millonario tiene una fortuna estimada en 4.300 millones de dólares, por lo tanto, podría hacer frente a la construcción sin la ayuda de nadie–.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.