Mercadona investigada por Protección de Datos por el sistema de reconocimiento facial de sus supermercados

La cadena de supermercados Mercadona sorprendía hace unos días con un anuncio que ha revolucionado las redes sociales: la instalación en algunos de sus establecimientos de un sistema de reconocimiento facial para detectar a personas con denuncias y con orden de alejamiento de sus supermercados o contra cualquiera de sus trabajadores.

Aunque Mercadona aseguraba en su comunicado que la implementación de este sistema se ha hecho “en constante contacto con las autoridades correspondientes para garantizar la total protección y todas sus garantías legales”, la Agencia Española de Protección de Datos -AEPD- ha iniciado una investigación de oficio contra la compañía, según han confirmado varios medios de comunicación.

Según ha citado el organismo español de control, de momento el procedimiento se encuentra “en fase de actuaciones previas” por lo que no puede dar más detalles sobre el mismo.

Por su parte, desde Mercadona aseguran “no tener constancia” del expediente abierto por el organismo y que “han estado en contacto con la Agencia remitiéndoles toda la información sobre el proyecto y siguiendo las pautas” que les han dado, “actuando con total transparencia”. “Y así vamos a seguir actuando ante cualquier información que nos sea solicitada”, añaden.

Según Javier Prenafeta, abogado especialista en Tecnologías de la Información de la firma 451.legal, para poder implantar esta tecnología, la compañía que preside Juan Roig tiene que haber hecho “algunos pasos internos” previos como un análisis de riesgos, evaluación de impacto y juicio de ponderación, “a fin de garantizar que la medida es adecuada, suficiente y no excesiva para los fines perseguidos (legítimos en principio), minimizar el impacto en materia de protección de datos y garantizar los derechos de las personas implicadas”.

Para el cliente de Mercadona, dice el abogado el impacto es “un tratamiento de datos sin autorización, que se justificaría por el deber de protección de la seguridad de los trabajadores y no en el interés público como indica el cartel”. Aunque reconoce que faltan datos suficientes para valorar el asunto, a priori ve la medida como “intrusiva para el fin perseguido”, pero dice que “dependiendo de cómo se ha implementado y si hay garantías suficientes podría ser justificable”.

En un momento histórico en el que las grandes compañías tecnológicas están repudiando esta tecnología -como IBM- o prohibiendo su uso a las autoridades -como Amazon-, Mercadona ha tomado la decisión de implantarla en sus tiendas y el sistema ya ha sido instalado en 40 supermercados de Mallorca, Valencia y Zaragoza.

La medida no ha estado libre de polémica y han sido muchos los usuarios que se han quejado. Como se afirma en Maldita, “el problema con toda esta iniciativa surge con la cantidad de fallas que tiene el reconocimiento facial a día de hoy y las implicaciones que supone que tecnologías así se incorporen al día a día de la ciudadanía”.

“Los estudios que tenemos nos dicen que el reconocimiento facial no funciona: en condiciones de laboratorio vemos tasas de error del 30% pero en la vida real donde la gente se mueve, lleva gafas, cambia el peinado o hace muecas, esos errores son estratosféricos, hablamos del 90% o más de falsos positivos”, explicaba a dicho medio Gemma Galdón, directora de la consultora Éticas y experta en auditoría algorítmica.

Tal y como lo describe Mercadona, el sistema “detecta, única y exclusivamente, la entrada de personas con sentencias firmes y medida cautelar de orden de alejamiento en vigor contra Mercadona o contra alguno de sus trabajadoras o trabajadores”. Según la compañía, "las imágenes con las que se nutre el sistema son generadas por nuestras cámaras de videovigilancia que han sido aportadas como prueba en el procedimiento judicial donde ha sido dictada la sentencia".

Con respecto a la privacidad, solo dicen que la tecnología “no guarda ningún tipo de información adicional, pues es eliminada en su totalidad en 0,3 segundos que es la duración de todo ese proceso (tiempo similar a un parpadeo)” y que el cometido del sistema en los supermercados es notificar a las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Para mayor polémica, la empresa israelí AnyVision es la encargada de proveer a Mercadona de este sistema de cámaras de reconocimiento facial, una compañía cuya tecnología también ha sido empleada por las Fuerzas de Defensa en Israel para vigilar a los palestinos en Cisjordania, lo cual llevó a Microsoft a retirar su inversión en la misma, según se puede leer en The Times of Israel.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.