Muere Asier Aginako, el etarra cuya pena fue suspendida por padecer cáncer

En 2019, la Audiencia Nacional suspendía la pena del integrante de ETA Asier Aginako por sufrir cáncer. Este jueves, el expreso ha fallecido al no poder superar la enfermedad.

El vasco, nacido en Durango (Bizkaia), fue detenido el 17 de junio de 2004 en una vivienda de Coulaines (Francia) en el marco de una operación que permitió desmantelar también otros dos pisos francos de la banda en Limoges y Angers. Años más tarde, en 2012, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ordenó su ingreso en prisión, imputándosele de cometer un delito de colaboración con ETA y otro de tenencia de explosivos en relación con un coche que intervino la Policía en la carretera que une Bilbao con Galdakao.

En diciembre de 2018, el preso fue diagnosticado de un tumor cerebral del que fue operado, en dos ocasiones, durante enero de 2019. Mismo año en el que la Audiencia Nacional suspendía su condena, a pesar de que esta concluía en febrero de 2020.

"En este caso, la autoridad competente actuó de forma rápida y adecuada ante la enfermedad, respetando sus derechos", ha reconocido el partido político Sortu que, al mismo tiempo, ha recalcado que "no se puede olvidar que los regímenes penitenciarios y la legislación de excepción" aplicada a los presos de ETA generan "múltiples estados de indefensión, enfermedades y vulneraciones de derechos".

Del mismo modo, la organización ha realizado un "llamamiento a los gobiernos español y francés, así como a la sociedad vasca, a dar pasos cualitativos para lograr una paz duradera y una convivencia democrática tal y como lo reclama mayoría política, sindical y social de Euskal Herria". "Ahora es el momento. Los queremos en casa y vivos",

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.