Los muertos en carretera rozan los niveles prepandemia y Marlaska pone el foco en los núcleos urbanos

La 'antigua normalidad' ya es casi una realidad en las carreteras españolas. Con el fin de las restricciones de movilidad que supuso la caída del estado de alarma en el pasado mes de mayo España comenzó a recuperar el número de viajes y, también, el número de accidentes y de fallecidos en carreteras interurbanas: en lo que llevamos de año, los fallecimientos son solo un 7% menos que los de 2019, último año sin pandemia. Respecto a 2020, se observa un crecimiento del 14% más. Cierto es, no obstante, que este año es el segundo que menos muertes se están produciendo en este tipo de vías. Además, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se ha propuesto reducir el número de víctimas a la mitad en diez años poniendo el foco, eso sí, en los núcleos urbanos, donde la caída la siniestralidad es más lenta.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) consultados por 20Minutos, hasta el pasado 21 de octubre habían fallecido en las carreteras interurbanas españolas 815 personas. En la misma fecha, pero del pasado año, el número de víctimas mortales era de 712 (un 14% menos) y, en 2019, 880, tan solo un 7% más. En cuanto al número de accidentes, hasta el 30 de septiembre -último mes completo con datos- de este año se habían producido 686, un 15% más que el pasado año (592) y un 7,7% que el año prepandémico.

La brecha entre los fallecidos en carreteras en 2019 y en 2021 se ha ido reduciendo conforme avanzaba el año. Cabe recordar que durante los cinco primeros meses de 2021 seguía vigente el segundo estado de alarma que aplicó el Gobierno para contener la incidencia de la Covid. Este no supuso la aplicación de un confinamiento domiciliario estricto como el implantado en 2020, pero sí trajo consigo el cierre de fronteras autonómicas. Esto provocó que la siniestralidad durante los meses de enero y mayo de este año fuera un 17% menor (344 fallecidos en 2021 frente a 415 en 2019).

No obstante, la retirada de las limitaciones y el gran nivel de desplazamientos en verano (90,8 millones de desplazamientos entre julio y agosto, superando los registrados en 2018 y apenas 350.000 menos que en 2019) hizo que la brecha de siniestralidad se acotara. Mayo, de hecho, fue el primer mes del año en el que hubo más fallecidos que hace dos cursos (87 frente a 86) y en junio hubo un repunte de la mortalidad, pasando de 78 fallecidos en junio de 2019 a 116 en el mismo período de este año. En septiembre, el número de fallecidos en las carreteras (101) fue mayor que hace dos años (97).

Eso sí, pese a que las cifras van acercándose a los niveles existentes antes de la pandemia, siguen siendo históricamente bajas, siendo 2020 el año con menos víctimas. Eso no es óbice para que el Ministerio del Interior se haya propuesto seguir acentuando la bajada de la siniestralidad. En concreto, prevé una reducción de la misma a la mitad para el año 2030, como marcan Naciones Unidas y la Unión Europea. Así lo anunció el ministro del ramo, Fernando Grande-Marlaska, en un acto el pasado jueves.

Para lograr ese objetivo, Interior volcará casi toda su atención en las vías urbanas, donde la siniestralidad ha caído un 11% en la última década, mientras que ese porcentaje en las vías interurbanas ha sido del 42%. Además, ocho de cada diez personas fallecidas en ciudad son usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motoristas). "Me permito haceros un llamamiento a todas las administraciones para que, entre todas, garanticemos la disponibilidad de itinerarios peatonales accesibles, continuos y seguros”, señaló Marlaska en el VI Encuentro de Ciudades por la Seguridad Vial y la Movilidad Sostenible, que se celebró en Zaragoza bajo el lema ‘Ciudades 2030’.

En su intervención, el ministro también señaló que Interior prevé regular las características técnicas que deben cumplir los vehículos de movilidad personal (VMP); la edad mínima y equipamiento de protección para su uso. Además, en la reforma de la Ley de Tráfico que se aprobó en el Congreso a finales de septiembre, se establece la prohibición de circular por las aceras a estos vehículos, cuya velocidad máxima se sitúa en 25 kilómetros por hora. Interior también estudia la posible introducción de un seguro obligatorio. Esta última circunstancia ya la planteó el fiscal de Sala Coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas. “La circulación sin seguro es también reveladora de una grave irresponsabilidad”, aseguró en una rueda de prensa que tuvo lugar antes de verano.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.